Bajo el nombre de Krystall y simulando ser un gigantesco copo de nieve en medio del mar se está desarrollando en Noruega, el primer hotel flotante de Europa. Se trata de una estructura de 120 metros de diámetro, completamente autosuficiente y que desde sus 86 habitaciones permite ver a la vez la vida marina del Ártico y las auroreas boreales.

El proyecto, lanzado hace dos años por el estudio Dutch Docklands, especializado en estructuras flotantes, y emprendedores noruegos, eligió la ciudad de Tromsø para levantar este espectacular hotel. Está previsto que abra sus puertas a finales de 2016 o principios de 2017.

El Krystall será un cinco estrellas que estará flotando en medio de un fiordo y sólo tendrá acceso por barco. Contará además de con 86 habitaciones, con una sala de conferencias, un spa, un gimnasio y un techo de cristal para que se pueda observar la aurora boreal. Los mismo arquitectos que han diseñado este proyecto, son también responsables de otro hotel flotante en Maldivas, aunque éste con forma de flor.

Imagen de previsualización de YouTube