Arianna Huffington creadora del diario digital más importante del planeta ha publicado un artículo en el que reflexiona sobre las lecciones que ha sacado de su reciente visita a España en particular sobre el 15M. Asegura que los indignados son el “padre” del movimiento global que sacude las democracias occidentales y en particular Ocuppy Wall Street. Y destaca que hay un sentimiento común de que el sistema político está “roto” y la gente quiere cambiarlo.

Manifestacion del 15o
(Foto: Flickr/Gaelx)

El texto del Arianna Huffington empieza explicando: “estuve en España durante la manifestación poco coordinada en todo el mundo que tuvo lugar el 15 de octubre. La fecha fue elegida porque era el aniversario de cinco meses de las protestas españolas, que comenzaron a mediados de mayo. Muchos de los manifestantes de Ocuppy Wall Street han dicho que las protestas españolas han sido una de sus fuentes de inspiracion, y muchos de los manifestantes españoles con los que hablé dijeron que OWS les había revigorizado.”

Y destaca: “Las protestas en España se han convertido en el padre de los movimientos que han barrido la mayoría de las democracias occidentales y es posible que ofrezcan una mirada al futuro de lo que ocurrirá a este lado del Atlántico. Hay tres cosas en especial que me llamaron la atención. La primera es la paradoja política inherente en las protestas europeas. En España, la insatisfacción se espera que desemboque en una aplastante victoria para el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, sobre Alfredo Pérez Rubalcaba, del partido Socialista. Entretanto, en Francia, se espera que el presidente Nicolas Sarkozy, de UMP, pierda ante el candidato socialista, François Hollande.”

“Esto muestra que el origen de la indignación no se encuentra en ningún partido en particular o en alguna filosofía política, sino que va contra el estatus quo. No importa a que partido uno represente, formamos parte de un sistema político roto y la gente de España o Francia y, posiblemente, la de Estados Unidos, quiere deshacerse de él. En España la prueba del fracaso del status quo es especialmente dura, con un
índice de paro deaproximadamente el 21%. Entre los jóvenes, el número se incrementa hasta el 45%. El más elevado de Europa.”, apunta.

El Huffington Post también indica: “El segundo aspecto que me llamó la atención fue que las protestas están orientadas hacia las familias y ahora son un auténtico movimiento de clases medias y el tercer aspecto a reseñar es que tanto en España como aquí, son más políticas que económicas. Desean cambiar la sociedad civil creando una nueva relación no solamente entre el pueblo y su gobierno, sino entre el pueblo mismo. Existe un sentimiento creciente de que los problemas a los que nos enfrentamos no pueden resolverse solamente arreglando nuestras instituciones políticas.”

Print Friendly, PDF & Email