Contábamos hace unos días la experiencia de Enma Pye que dirige una consulta psicológica virtual. Allí atiende de forma anónima a pacientes dentro de SecondLife. Es una experiencia muy innovadora, pero controvertida también. Ella, me contó además que había montado una sede de Psicólogos sin Fronteras, junto a su consulta.

Hoy he contado esta historia en “Hoy por Hoy” y he recibido diversas llamadas. Psicólogos sin fronteras niega su vinculación con esa sede y me comentan que van a pedir que sea retirada, y según parece ya ha sido así. Por otra parte tras conocer la información, el Colegio de Psicólogos de España, me ha remitido un comunicado. No habla específicamente de Second Life pero aunque se declara abierto a las Nuevas Tecnologías, señala que “herramientas como el chat y el correo electrónico pueden dificultar el establecimiento de una relación terapéutica adecuada. La videoconferencia es una tecnología que implica un contacto más directo entre el psicólogo y el paciente o usuario” pero considera que “las condiciones optimas para realizar la evaluación e intervención psicológica requieren la interacción directa y personal con el paciente o usuario”

Son perspectivas, en todo caso, muy interesantes, que nos plantean una inquietante cuestión aplicable a todas las profesiones de Second Life: ¿se puede considerar a Enma Pye como psicóloga? ¿es un simple juego de rol?