¿Es posible un corralito en Cataluña? ¿Y la salida de los bancos? Fiona Maharg-Bravo, columnista de Reuters-Breakingviews, es entrevistada en radiocable.com donde reflexiona sobre algunas de las amenazas que sobrevuelan la campaña catalana.

La periodista ve “improbable” el escenario de una declaración de independencia unilateral no consensuada por la incertidumbre que generaría. También cree “exagerado” hablar de posible corralito en la región. Pero advierte de que el mundo de los negocios y las empresas buscan siempre operar con certidumbre legal y con el menor riesgo posible, y Cataluña parece encaminada a “romper con eso”, lo que puede poner al sector empresarial en contra.

Fiona Maharg-Bravo explica: “El gobernador del Banco de España afirmó que era altamente improbable, pero que existía el riesgo. Y eso creó el titular. Pero creo que se exageró el riesgo. Es difícil imaginar que haya una secesión unilateral no consensuada con todo lo que eso conlleva y tantas incertidumbres legales”

Añade: “Ahora bien, los bancos no entienden de nacionalismo y siempre quieren mitigar el riesgo. Si se llega a una situación con tensiones muy altas, se replantearían su estrategia de implantación. Eso podría hacer que CaixaBank y Sabadell, que son los dos grandes, se domiciliaran en Madrid. Pero esa es una actitud obvia: si eres un banco y ves que hay una posibilidad de que dónde tienes tu sede social se vaya del euro y no tengas acceso a la liquidez del BCE, la solución es domiciliarse en Madrid. Pero eso ocurriría en el hipotético caso de secesión unilateral que yo creo que no es un escenario probable, ahora mismo.”

La corresponsal cree que “apelar al riesgo del corralito es un poco exagerado”, aunque recuerda que la Generalitat tenía un informe de 2013 en el que hablaba de ese riesgo: “Y es verdad también que el Fondo de Garantía de Depósitos español, solo cubre depósitos dentro de la UE. Pero tendrían que pasar muchas cosas antes de llegar a ese escenario de pánico y que la gente acudiese a sacar su dinero. Y luego habría que ver quien tiene el poder para imponer un corralito en esa situación. ¿La Cataluña independiente?”-se pregunta. “Lo veo todo tan improbable, que no me parece una amenaza.”

“En Escocia pasó algo similar. En el fondo el mundo empresarial y las empresas quieren operar con una certidumbre legal. Y el problema es que en Cataluña se habla de romper con eso. Entonces la reacción en contra es predecible. La diferencia clara con Escocia es que allí era parte de un proceso que se iba a negociar y consensuar con el gobierno y en cambio en Cataluña la situación es aún más incierta y con más dudas porque no hay un proceso legal consensuado.”

En cuanto a la posibilidad de que los bancos se vayan de Cataluña, la periodista cree que “los bancos no se van a ir”:  “La cuestión sería dónde tienen su sede social. Pero aunque se cambiara Barcelona por Madrid, eso no significaría que desapareciesen los bancos. En el fondo no creo que el cliente de a pie notase grandes cambios. Lo único es que si ven que puede haber restricciones o encarecimiento del crédito y más riesgo, es obvio que no prestarán más, prestarán menos.”