BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Andan estos días aquí en Chicago discutiendo si la policía se extralimita con los inmigrantes porque los entregan al departamento de inmigración sin avisar a sus familias, hayan o no delinquido, con la consiguiente expulsión. Aquí los inmigrantes indocumentados son entre 12 y 35 millones y constituyen la base laboral del país. Ellos mismos bromean con lo de necesitar o no papeles porque en América -dicen- no se necesitan para nada. De vez en cuando eso sí, se producen redadas y expulsiones que terminan con las familias divididas y moralmente hundidas.

Ya conté mi experiencia en Twitter con la aduana de EEUU. No es muy original pues todo el mundo que ha viajado a EEUU recuerda una situación parecida. Me sacaron de la cola de pasaporte, dejando a María en un lado del aeropuerto sin saber donde me habían conducido. Fui llevado a una sala con lo mejor de cada casa, sin explicaciones, sin saber por qué.  Resulta que el oficial de pasaportes y su ordenador decimonónico, decidieron que había cuatro incongruencias en mi identidad. A saber: una que no escribí José en la tarjeta del avión, mi primer nombre que sí figura en el pasaporte, y las otras tres no fueron aclaradas. Todo eso tardé en saberlo hora y media.

Tuve que estar sentado allí junto a un policía que tenía cara de pocos amigos tratando de deducir el problema. A mi lado un paquistaní y una mujer peruana de 60 años que se mordía nerviosamente las uñas. Frente a mí sollozaba una chica venezolana a la que el policía malencarado había dicho: “reflexiona y cuando quieras contarme la verdad me llamas”. Cuando pregunté si alguien podía avisar a María, el policía me contestó: luego podrás hacer tu llamada, ¿¿mi llamada??..en fin, todo muy inquietante.

La anécdota no tiene la menor importancia porque en efecto cuando contrastaron el pasaporte con mi DNI, hora y media más tarde, me dejaron salir al aeropuerto sin mayores problemas. Pero resultan chocantes muchas cosas. En un país que apenas cuenta con servicios públicos ¿que daño hace la inmigración? Aquí en EEUU no hay un sistema de protección social del que puedan beneficiarse: todo lo que necesitan tienen que pagarlo. Es como prohibirle a alguien entrar en el Corte Inglés. Por otra parte resulta muy llamativa la actitud altiva de los policías: cuentan con el beneplácito de la sociedad y es curioso porque aquí uno es culpable, hasta que se demuestre lo contrario.

Inmigración y aduanas de EEUU, el país que fue construido por inmigrantes de todo el mundo, es una ventana de sus propios temores. Bueno pues aún con todo, los inmigrantes afirman que en Europa somos todavía peor.

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. Pero es sencillo hablar desde aquí de Estados Unidos, cuando España no soportaría el crisol de razas que se puede ver por el mero hecho de coger el metro en Nueva York; la situación estallaría mucho antes.

    Tu experiencia está contada dsde el punto de vista del extranjero. Que aporten la suya los extranjeros que vienen a España; igual no difieren tanto, quizás sean peores.

  2. Claro! a eso me refería con la última línea.. De hecho hay inmigrantes aquí que dicen eso: que en Europa ni intentan entrar porque es mucho peor.

  3. ¿No te has fijado nunca en Barajas, al regresar de algún país extranjero, cómo retienen a los inmigrantes y se los llevan para interrogarlos? Es lo mismo. Estados Unidos tiene muchas cosas malas, pero desde luego nos lleva la delantera en una cosa: no desaprovecha los talentos así como así. Aquí en España la envidia, la tendencia a la mala organización, los amiguismos, la habitual incapacidad que hay para dar rienda suelta a quienes tienen ganas de trabajar, provoca la huída – o, en su defecto el conformismo- de talentos: científicos, investigadores, creadores. Un país se hace grande sabiendo aprovechar toda su riqueza humana. Estados Unidos ignora a los pobres, por supuesto. Es muy fácil decir “uno consigue lo que vale” sin tener en cuenta que la línea de salida de un tipo de clase media alta está mucho más cerca de la meta que la de uno sin apenas recursos económicos. Pero a partir de un determinado nivel, insisto, EEUU ha sabido hacerse experto en aceptar todo tipo de aportación por parte de sus ciudadanos-trabajadores. Ahí reside la clave del desarrollo. Los tan nombrados padres fundadores de EEUU pusieron en práctica iniciativas descabelladas e ideas atrevidas o arriesgadas que muchas otras sociedad no habrían sabido aceptar. Eso hace grande a una comunidad. Lo que hace pequeña a la sociedad estadounidense son otro tipo de asuntos, como el silencio de una buena parte de los ciudadanos ante los secuestros, arrestos y asesinatos ilegales que su país practica en nombre de la seguridad o la prioridad que se da al dinero por encima de los propios seres humanos (esto último caracteriza no solo a EEUU, sino a gran parte del planeta).
    En fin. Sugiero que si alguien quiere pasarlo realmente mal en una aduana, vaya a Israel. Inigualable.