Puede que sea por culpa de la crisis, pero cada vez parece que hacemos menos caso en España a aquel lapidario “Que inventen ellos” que en su día pronunciara don Miguel de Unamuno. Desde luego ningún caso le han hecho dos jóvenes emprendedores españoles, Carlos Ferrando y Rafael Cerdá que, desde su compañía Closca, han lanzado al mercado un casco plegable para ciclistas que está cosechando un éxito notable en Nueva York y San Francisco.

 

cascoplegableclosca
(Foto: Closca)

 

La idea partió de la necesidad de equipar con ese elemento de seguridad al creciente número de ciclistas que recorren las calles y evitar que luego se convirtiera en un estorbo. Además, desde la empresa no quisieron desatender el aspecto del casco y se emplearon en crear una variedad de modelos que se ajustaran a todo tipo de estilos. Como no podía ser de otra forma, el proyecto se topó con el problema de la financiación, así que los dos socios de Closca acudieron a Kickstrater, una empresa de “crowdfunding” en la que encontraron el apoyo necesario para lanzar a rodar su producto.

Por el momento las ventas son modestas, pero lo más positivo es que la gran mayoría, un 70%, llegan desde Estados Unidos y Canadá. Además cuentan ya con distribuidores por todo el mundo dispuestos a adquirir miles de unidades.

 

Visto en El Confidencial

 

 

Print Friendly, PDF & Email