Si en 2015, la IED, Inversión Extranjera Directa, alcanzó los 23.283 millones de euros, en 2016 sobrepasó los 28.281 millones, lo que supone un incremento del 22%. Este dato consolida además a España entre los principales países de la OCDE que son destino del dinero foráneo, al ser uno de los únicos 8 que superaron la barrera de los 30.000 millones de dólares (27.568 millones de euros) en inversión directa.

fabrica-coches

El último informe de la OCDE precisamente coloca a España junto a EE.UU., Reino Unido, Australia, Bélgica, Francia, Canadá y Países Bajos en el grupo de países que logró atraer en 2016 inversiones extranjeras directas por valor de más de 30.000 millones de dólares. Las cifras españolas quedan muy lejos de las dos grandes potencias en IED, EEUU y Reino Unido que recibieron más de 395.900 millones de dólares y 253.700 millones respectivamente y también a cierta distancia de Holanda que captó más de 67.000 millones. Pero lo 30.773 millones de dólares que recibió España se codean con los 34.139 de Francia o los 33.094 de Bélgica.

Los datos también indican que el aumento de la inversión extranjera en España fue mayor que la media en la UE, el ya mencionado 22% frente al 17% registrado en el resto del bloque. Y el ritmo de las inversiones foráneas en España parece que se mantiene en 2017 e incluso mejora. Sólo en enero de este año, se superaron los 6.000 millones de euros en IED, batiendo las perspectivas y las cifras del último trimestre de 2016.