La moción censura superada en Italia por el Gobierno de Berlusconi gracias l voto de tres transfugas “contratados” por el partido del Cavaliere ha provocado indignación en la blogosfera. Se critica la degradación de la política italiana, pero también se considera un aviso de una tendencia que se extiende en Europa: democracias que no sirven al pueblo, sino al mercado y al show-business.

Javier Madrazo considera en su blog que los principios de Berlusconi “valen tan poco como su dignidad… Si no fuera para llorar de impotencia y frustración, dan ganas de reír ante esta representación teatral, ante la que sólo caben los abucheos y los gritos de dimisión.  Europa se sumerge en un lodazal, en el que la política ya no está al servicio del pueblo, sino al servicio del mercado y el show-bussiness.

Sergio Ramis en Desvaríos desde politeia sostiene que “En Italia rige la ley de un nuevo emperador romano, pero nacido en Milán. Su nombre es Berlusconi y con poder y dinero, y con el apoyo de la mafia, es capaz de comprar diputados y votos… No da otra cosa más que vergüenza que entre las democracias europeas haya una tal, que entre gritos y peleas sobrevive un canalla de la talla de este hombre.”

Desde La mano izquierda de Dios consideran que “esos sobornos completamente anunciados y expresados públicamente, esos flamantes “contratos” de los parlamantarios transfugas con el régimen mediático de Silvio Berlusconi, son lo que hace que, por primera vez, el dinero gane abiertamente con luz y taquígrafos una votación. Es lo que transforma la corrupción en sedición… es lo que convierte un circo mediático inaguantable en un Golpe de Estado intolerable.”

Javier Bouzas del blog Arbol socialdemócrata ironiza: “Hay que ser “compresivo” con la despreciable clase política italiana. No podemos ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio… No tienen la ciudadanía ejemplar que deberían tener. Hay que ser comprensibles con la ciudadanía, no tienen la fuerza que deberían tener para quitarse de enmedio un tumor tan despreciable. Hay que lamentarse por la filosofía política de la democracia: no tiene los tipos ideales que debería tener”.

Hugo Martinez Abarca hace en su blog una crítica más social “Berlusconi estaba ayer demasiado liado comprándose unos diputados… Europa está ardiendo. El día que no es Italia son los estudiantes británicos y cuando no, es la ciudadanía francesa; o la portuguesa, o la griega, o también la irlandesa. Curiosamente el único país europeo que está oficialmente alarmado es de los pocos en los que no parece haber la justa alarma social.”

Adrian Caballero explica que “La atomización política ha sido clave para los últimos gobiernos de Silvio Berlusconi, aunque una buena parte de los ciudadanos no deseen a Il Cavaliere como primer ministro. Hasta 2010 Berlusconi se aprovechaba de que la izquierda italiana, su enemigo político natural, no formaba coaliciones a pesar de denunciar las políticas de Berlusconi y la falta de democracia.”

En el blog Sopitas hacen una comparación intercontinental del caso: “el Gobierno de Silvio Berlusconi ha superado en la Cámara de Diputados la moción de censura presentada por la oposición en un circo comparable, quiza, sólo con el circo de la política mexicana”

En Twitter la noticia también ha generado muchos comentarios

Malabaddon se quejaba del enfoque: “en Italia se compran votos delante de todos y hablamos más de las consiguientes revueltas callejeras”

Dario Lopez ironiza: “Berlusconi compro votos, la democracia de occidente es terrible de sharsha, prefiero las dictaduras orientales.” 

Joaquin Monte reflexiona: “Berlusconi compra la voluntad individual de los representantes de la voluntad popular. Para la arcada no necesitamos a Wikileaks”

Maria Delgado lamenta que “Berlusconi se vuelve a librar… ¿Para cuando verdadera democracia en Italia?”

Reinaldo Saldivar hace una lectura global: “El día de ayer entre Chavez, Assange y Berlusconi la democracia ve como se devalua cada día más.”