La empresa vasca Indumetal Recycling está especializada en el tratamiento de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) y ahora esta desarrollando el proyecto Fénix a través del cual generan entre 3.000 y6 5.000 toneladas al año de un nuevo material plástico elaborado con mezcla los componentes de la basura electrónica que no se pueden separar. Se trata de un proceso pionero en Europa y podría ser la primera solución práctica para este tipo de residuos, un hito para las Cleantechs. (Foto: FLickr/Manuelfloresv)

En el reciclaje de basura electrónica, aun hay una gran fracción residual que va a vertedero debido a su gran componente de mezcla. La tecnología de  Indumetal Recycling permite “reconvertir” estos desechos en un material plástico (granza) que se presenta molido y en trozos de menos de 15mm de diámetro. Se trata de una mezcla de materiales potencialmente valorizables, principalmente plásticos de estirénicos de alta calidad y restos metálicos, que, recuperados por separado, descontaminados y con una calidad suficiente, pueden ser introducidos en el mercado de materiales reciclados.

El proyecto logra la separación de mezclas plásticas mediante un novedoso concepto de fusión y filtrado de materiales según flujos y temperaturas. El proyecto Fénix lo lidera Indumetal Reclycling, y participan la Sociedad Pública IHOBE, la empresa especializada en reciclados Zicla, el Centro Tecnológico Gaiker-IK4 y el fabricante de granza plástica Aligoplast.

Print Friendly, PDF & Email