Campaña de Reporteros sin fronteras

Queda menos de un año para que den comienzo en Pekín, los Juegos Olímpicos que China espera que sean los de su consagración internacional como una potencia moderna capaz de asumir el liderazgo mundial en el siglo XXI. Pero de momento… implica que se mire con lupa lo que allí sucede y organizaciones como Amnistía Internacional están aprovechando para exigir que el legado de esos JJ.OO. no deje de lado los derechos humanos. También ha habido acusaciones de maltrato infantil y de censura a periodistas.

La ONG ha lanzado una campaña vía Internet con el título “Sabes a qué se juega en China?” en la que examina las principales cuestiones de derechos humanos en el país y evalúa en qué medida se ajustan a la promesa de las autoridades chinas. Se reconocen algunos avances ??la reforma del sistema de pena de muerte y mayor libertad de información para el periodismo extranjero??pero se mantienen demasisados aspectos negativos que pueden ensombrecer, según AI, los JJ.OO.

Una imagen de la campaña de AmnistíaLas declaraciones oficiales indican que se están utilizando las Olimpiadas para justificar actos de represión en bien de la ??armonía? o la ??estabilidad social?, en vez de permitir que sirva de catalizador para llevar a cabo reformas. Muchas personas tienen grandes esperanzas de progreso en la situación de los derechos humanos como consecuencia del evento. Sin embargo, la imagen de los JJOO sigue viéndose empañada por constantes informes sobre ??arrestos domiciliarios?, tortura, detención sin juicio o juicios injustos de activistas chinos para “limpiar” la ciudad de cara a agosto.

La situación de los periodistas en China también es motivo de preocupación. Reporteros sin fronteras denuncia que el país sigue siendo la mayor carcel de informadores e internautas del mundo y que la represión continúa. De hecho recientemente las autoridades de Pekin anunciaron un endurecimiento de las condiciones para que los periodistas puedan trabajar en el país durante la celebración de los JJ.OO. En concreto van a investigar cada solicitud de acreditación para evitar a los “falsos periodistas“.

Además ha habido denuncias de explotación y maltrato infantil con vistas a conseguir “estrellas” deportivas. Los medios se hicieron eco del caso de Huang Li, una niña de 10 años a la que su padre hace nadar durante tres horas atada de pies y manos. Según él se trata de un método de entrenamiento para mejorar la resistencia de la niña y “ayudarla” a realizar su sueño de cruzar a nado el Canal de la Mancha y convertirse en nadadora olímpica. Pero varias ONG´s han criticado este y otros casos de abusos a menores.

Para completar las noticias controvertidas sobre el país de cara a las Olimpiadas, destacan los rumores sobre que las autoridades chinas están criando en secreto cerdos “olímpicos” libres de hormonas para garantizar la seguridad alimentaria de los atletas olímpicos. Y se habla de manipular el clima para garantizar el buen tiempo durante la celebración de las olimpiadas.

Print Friendly, PDF & Email