Imagen de previsualización de YouTube

vídeo afpes

Eugene Robinson, Richard Cohen y Ellen Goodman, tres columnistas del Washington Post, escriben una columna especial sobre el fallecimiento de E.M.Kennedy. Radiocable.com ofrece en exclusiva para España sus miradas sobre “El eterno Príncipe”, el último vínculo familiar vivo de JFK.

Eugene Robinson, premio Pulitzer y editor de Exterior del Washington Post, escribe:

“…La causa de su vida terminó siendo la sanidad. Hay quienes creen que si Kennedy no hubiera enfermado, la tentativa de reforma sanitaria del Presidente Obama hubiera salido adelante. Lo dudo, dada la estrategia del Partido Republicano de intransigencia y siembra de miedos.

Pero echaremos muchísimo de menos la claridad moral de Kennedy. A su juicio nuestro país tiene la responsabilidad de garantizar que cada americano tiene derecho a una atención médica asequible. Tal vez su vida como eterno príncipe le enseñó que la felicidad y la salvación residen en sacrificar el interés propio por el bien general…” [lee aqui columna completa]

 

Ellen Goodman, Premio Pulitzer al comentario periodístico, columnista del diario:

??…Como la mayoría de los periodistas de Boston, tengo aventuras que contar en esta fecha pero ninguna tan sentida – si me permite la licencia – como el día en que volé desde la capital con mi hija. Habiendo avistado al Senador, ella me pidió conocerle. Le hice prometer que simplemente diría hola y le dejaría en paz. Pero Kennedy se levantó del asiento de pasillo y durante diez minutos habló del colegio y de la vida con mi hija de diez años, mientras ella me miraba con recelo para ver si se había violado nuestro acuerdo. ?l era así, menos patriarca que su padre, más relajado y más él mismo…? [lee aqui columna completa]

Richard Cohen, Columnista en la página editorial del Washington Post desde 1984.

“…A finales de 1979, volé a Iowa con Edward Moore Kennedy. ?l viajaba en primera clase y yo estaba en turista, pero algún momento una azafata vino y me pidió que cambiara de asiento. Kennedy estaba sentado en el asiento del pasillo; yo ocupé el asiento de ventanilla, abrí mi cuaderno de notas y lancé una andanada de preguntas comprometidas: ¿Por qué se postula a presidente y por qué no pudo dar un motivo al presentador televisivo Roger Mudd cuando le entrevistó, y qué pasa con la inflación? Entonces, por alguna razón, le pregunté si lo estaba pasando bien y me dio una respuesta que no voy a olvidar nunca. ??La diversión básica se esfumó con mis hermanos,? dijo.” [lee aqui columna completa]

Sección en convenio con el Washington Post

Print Friendly, PDF & Email