Un ejemplar adulto de rorcual común de 15 metros apareció encallado en la playa de la Petunia de San Pedro de Alcántara (Malaga). Durante seis horas voluntarios y veterinarios trataron de liberarla y salvarle la vida, pero fue imposible. La ballena murió. Es el ejemplar más grande que ha quedado nunca varado en playas malagueñas y desde que se supo la noticia se acercaron miles de curiosos a ver “el espectáculo”. A las pocas horas ya se podían ver imágenes del animal en Youtube captadas por videoaficionados.

Imagen de previsualización de YouTube

Además de las personas que grabaron al cetaceo moribundo con cámaras y móviles, también acudieron a la zona equipos de televisión. Aunque de las 4.000 personas que se desplazaron hasta la playa, apenas un puñado de ellas se metió en el agua para intentar ayudar a la ballena.

Tras la muerte del rorcual, las autoridades han anunciado que no será movilizado hasta que se le practique la autopsia.  

  

  

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post
  1. Desde luego da vergüenza ajena que hubiera 4000 personas mirando como se muere un animal y unos pocos intentando ayudarlo. Y según he leído en otros sitios, la mayoría extrangeros. Pero, ¿qué se puede esperar de un pais en el que la “fiesta nacional” consiste en la tortura y muerte de un animal? Ayudar al ser que sufre se nos da fatal, pero grabarlo para disfrutar bien del espectáculo como a nadie.