Imagen de previsualización de YouTube

La imágenes de la nueva”salida de tono” del presidente francés recriminando a un técnico y una maquilladora de televisión que no le devolvieran el saludo, se convirtieron rapidamente en portada de todos los medios y en uno de los vídeos más vistos de la semana. Rue89, la web que las difundió se apuntó un éxito, pero según cuenta Soitu.es, también le ha supuesto el inicio de una guerra con la cadena France 3, donde se celebraba la entrevista en la que Sarkozy pierde los nervios. Esta cadena exige al medio que identifique al autor de la filtración. Y desde EEUU la historia también es motivo de debate sobre lo que es noticia y lo que no.

A través de sus abogados y amenazando con recurrir a los tribunales, la cadena pública France 3 ha pedido a Rue89 que “destruya la copia del video” y que indique cómo la ha obtenido. Si no cumple, amenaza con llevar a la web a los tribunales. Lo llamativo de esta petición para revelar las fuentes es que proviene de otro medio de comunicación.

La versión oficial de Rue89 es que uno de sus periodistas Augustin Scalbert, estaba haciendo un reportaje esa noche en el estudio de France 3 y tras oir la conversación consiguió el video… pero aseguran que no van a revelar como les llegaron las imágenes. Unas imágenes que además ya se han propagado por Internet a tal ritmo que su destrucción se antoja casi imposible. Los responsables de la web consideran que con esta demanda, la cadena publica intenta trasladarles la tensión que ellos mismos están viviendo tras anunciar Sarkozy que va a cambiar su financiación.

La web independiente, que fue creada por periodistas salidos de Liberation, también se defiende de las acusaciones de que la difusión del video no aporta información. Ellos creen que sirve entre otras cosas para ilustrar el tipo de relación que Sarkozy mantiene con los periodistas -al entrevistador le confiesa que le apoyó cuando estuvo apartado y le pide que le pregunte por un asunto concreto- y el ambiente que hay en la TV pública.

En España también ha habido filtraciones de conversacions entre políticos y periodistas antes o después de una entrevista. Una de las más recientes afectó a Zapatero tras una visita a Cuatro y anteriormente a Mariano Rajoy en la Cope. En otras ocasiones quienes han salido mal parados tras la difusión de sus conversaciones han sido los periodistas como les sucedión a Fernando Sanchez Drago en Telemadrid o JJ Santos en Telecinco.

2 Replica a este post