BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 

Del accidente de Fukushima ya podemos extraer diversas lecciones. La primera es que ante un accidente, la industria nuclear y sus defensores siempre tratan de minimizarlo, cuando no de ocultarlo. La segunda es que la energía nuclear sigue rodeada de mitología. Y es tiempo de desterrarla.

 

Es evidente que no es una energía limpia, que no es barata -a la vista están los costes que tiene un accidente y los otros que nunca se imputan como el almacenamiento de residuos para miles de años-  ; que, desde luego tanto por la materia prima, el uranio, que hay que importar, como por su enriquecimiento, que hay que hacer fuera, no nos hace autosuficientes energéticamente.

 

Pero hay mas consideraciones. Además de que la energía nuclear es egoista, impropia de un mundo civilizado, deja un legado atroz a todas las generaciones que vendrán después, hay otro mito: ¿la energía nuclear es la tecnología más moderna? ¿es lo más vanguardista? No, lo vanguardista y lo moderno están en el sol y en el viento.

 

Foto arriba: Inauguración de Garoña -hermana gemela de Fukushima- en La Vanguardia. Franco en el panel de control. Hombre, el Enterprise no parece, no.  Abajo el día de la inauguración en las instalaciones.

 

La inauguración en ABC