Siempre quise un acuario y no he tenido uno en casa hasta hace muy poco tiempo.
En mi acuario viven Pistacho -un limpiafondos con cara de bonachon que pasa las hroas besando las paredes- y un par de neones. El resto han caído. Sí.

Cuando instalamos el acuario compramos algunos complementos. No muchos; un par de plantas y un falso jarrón delicadamente roto. Pero la historia de mis peces no es la historia que quería contar.

Hoy, caminaba por secondlife y descubrí la paradoja del acuario.
En Secondlife ¡venden acuarios con peces ficticios para las casas de secondlife!. Y aquí es donde descubrí la paradoja del acuario. En las estanterías de esa tienda observé ¡un jarrón delicadamente roto!. Un falso jarrón para falsos peces, para falsos personajes, con un precio real… Y esa es la paradoja. Loca ¿no?