“Como buen aficionado al fútbol, Mariano Rajoy sabe que no hay que sacar conclusiones de un partido en el descanso. Esta semana se han cumplido dos años desde la llegada al poder del político popular, pero aún le quedan otros dos hasta la siguiente cita electoral“.

 


(Foto: flickr/Mariano Rajoy)

 

“Vistos los dramas y retrocesos que han caracterizado la primera parte de su mandato, parece que todo fuera posible en la segunda- asegura Tobias Buck, en su artículo para Financial Times-. Pese a todo el presidente del gobierno español confía en que la victoria aún es posible, de hecho en algunas encuestas está empezando a remontar“.

“Tanto en el gobierno como en el partido comienza a extenderse la creencia de que no es sólo la economía la que está empezando a mejorar, sino también la fortuna política del señor Rajoy. Observadores políticos y analistas comienzan a estar de acuerdo en una cosa: cada mes que pasa, se hace más difícil encontrar a alguien que apueste a una derrota segura de los populares dentro de dos años”.

“Que Rajoy y su partido estén aún en pie, con la que ha caído, es ya un logro notable. La crisis en la zona euro ha reducido las filas de los responsables políticos del continente como si una guadaña hubiera pasado. Todos los países que aceptaron una programa de rescate de los países de la UE ha visto un cambio de gobierno, al igual que Francia e Italia”.

“La presidencia del líder derechista ha estado presidida por la toma de medidas impopulares, recortes de gastos y aumentos de impuestos, en medio de un incuestionable declive económico: de hecho, desde que Rajoy tomó posesión de su cargo, 600.000 españoles han perdido su trabajo. Pese a todo, las últimas encuestas siguen colocando al partido del gobierno cinco puntos por encima de la oposición socialista“.

Leer artículo completo en Financial Times