BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Acabo de terminar de leer el libro “La revelación” de Leo Bassi. El libro contiene los textos que se han representado en su perseguida obra de teatro. Es un texto magistral.

 

No hay que dejarse confundir por la apariencia cómica de Leo Bassi. He hablado ya muchas veces aquí de su faceta más desconocida: doctor en filosofía. Con la experiencia que le otorga ser descendiente de varias generaciones circenses, Bassi se ha convertido, además, en un alquimista de los mecanismos de la mente que activan la risa. El humorista explica en la introducción:

“el cerebro pierde el control de sus emociones. Es, también, un momento de gran vulnerabilidad del que se ríe porque la mente ya no está vigilante, está indefensa, ha bajado la guardia….”

El humor es, en efecto, un fenómeno científico para él; “vehículo para las nuevas ideas” porque anula el miedo al cambio, dice. “Por la misma razón -insiste- todos los totalitarismos han sido sus enemigos”. Bassi habla de su vida en el circo:

 “nuestro público […] era popular y sus gustos, su deseos y sus placeres lo que nuestro espectáculo tenía que satisfacer […] A diferencia de mis adversarios, que menosprecian al pueblo y piensan que es una masa incapaz de distinguir el bien del mal, yo tengo absoluta confianza en la gente […] Bajo la apariencia de bufonada, los temas que desarrollo tocan las grandes contradicciones del monoteismo: desde la condición de la mujer y la sexualidad hasta la inconsciencia ecológica y la espinosa cuestión del Pueblo Elegido. Creo que mi narración pone en evidencia lo que la conciencia ilustrada no puede aceptar de la historia revelada

El libro no es fácil de encontrar; pero afortunadamente se puede comprar en Internet. Lo recomiendo muchísimo. El prólogo es de Ian Gibson.

[Fernando Berlín]

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. Tanto la función de Leo Bassi como su libro son indispensables. Los que conocemos a Leo no sólo por sus apariciones en televisión, sabemos de su exquisita preparación humanista y de su altura ética. Este bufón comemierda (como él mismo se define) molesta a los integristas católicos y satélites varios, porque es doblemente peligroso, razona y hace reír. La razón y la risa desmontan su tinglado irracional, desbaratan su chiringuito basado en el miedo. Además Leo utiliza un lenguaje cercano asequible a todo el mundo. Por eso es un peligroso activista para los dogmáticos defensores de la verdad absoluta e incontestable.
    Leo domina también la psicología aplicada y como maestro es admirable,en el 2000 fuí alumno suyo durante tres días en un cursillo para payasos al que me apuntó un amigo en plan de coña, el resultado fué que sus enseñanzas me vinieron de maravilla para utilizarlas en mis clases de ESO y Bachillerato. Mis alumnos ahora me idolatran.
    Vamos, que pruebe usted a Leo Bassi, compare, y si encuentra algo mejor, no se lo crea.