BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El veloz e inesperado juicio a Karadzic en La Haya es una buenísima noticia. Lo es y no tanto porque se esté juzgando a un personaje tan siniestro como él, que también, sino porque está dando visibilidad al concepto de tribunal global.

Las primeras palabras de Karadzic, además, son inquietantes. Un supuesto pacto con los EE.UU. -dice- le había mantenido al márgen de la justicia y sean o no ciertos los términos finales de la negociación, la conversación ha quedado desvelada. Resulta llamativo el estilo de autoridad global que ejerce el gobierno norteamericano: Norteamérica puede pactar con criminales, entrenarlos, financiarlos, garantizar su impunidad…

Pero el Tribunal Penal Internacional de La Haya se ha abierto hoy un poquito más al mundo y ha demostrado en la CNN que su existencia es incuestionable. Lo es en este planeta ya interconectado, de multinacionales y paises con endebles barreras económicas, de comunicación expansiva y de límites sutiles; En un mundo que ha reducido la vuelta al mundo de 80 días a 67 horas, es más necesaria que nunca una corte que proteja los derechos de sus habitantes.

El siniestro Karadzic ha sido llevado ahora ante La Haya por intereses poco reconocibles, pero la mano negra está reactivando, sin saberlo, un mecanismo de control bien interesante.