El corresponsal de Europe 1 señala que le sorprende que todos los actores de la política española parecen estar de acuerdo en que el presidente no debe seguir en el poder, pero nadie se pone de acuerdo para conformar una alternativa y echarle. Señala la división de la oposición y la incapacidad que ve en los políticos españoles “en los últimos tres año para negociar nada” como un aspecto que puede favorecer las posibilidades de que Rajoy siga siendo presidente. Henry de Laguerie, que también colabora con La Depêche du Midi o RTBF, valora además la posibilidad de que ERC y PdCAT apoyen la moción, especialmente si se forma un gobierno en Cataluña y se levanta el 155: “Con todos los matices y justificaciones que quieran ponerle, es un mal menor para la independentista tener a Sánchez en vez de Rajoy. Al menos cambian de interlocutor. Sería difícil para los partidos catalanes justificar no votar la moción.”

Henry de Laguerie resalta, de cara a la moción de censura: “Da la sensación de que todo el mundo está de acuerdo para que Rajoy no siga en el poder, pero nadie se poner de acuerdo para echarle. Y eso es un poco sorprendente. La política es así y cada uno mira por sus intereses, pero al final el objetivo que todos declaran que buscan, echar a Rajoy por estar vinculado a la corrupción, pues uno se pregunta si realmente es lo que persiguen. Porque parece que hay poco interés en negociar”.

El corresponsal en este sentido enfatiza las dificultades que parece que existen en la política española para negociar: “He leído una frase que me parece interesante y que dice que `en España no se negocia, se mete presión´. Ya llevamos tres años que nadie es capaz de negociar nada y estuvimos nueve meses sin gobierno. No sé qué pasara en la moción, pero igual Rajoy todavía tiene posibilidades de salir de este mal momento gracias a que la oposición esté tan dividida y no sea capaz de ponerse de acuerdo.”

En twitter, de Laguerie ha ironizado llamando a la oposición española “la más tonta del mundo” -recordando la expresión usada por la propia derecha francesa para describir su división- y apunta: “Todos dicen que la corrupción ha hecho que el PP no tenga legitimidad para seguir en el gobierno, pero a la hora de concretar una alternativa, nadie se pone de acuerdo. Sánchez dice que presenta la moción, pero no negocia nada, Ciudadanos, da la sensación de que no trabaja para lograr este objetivo… es evidente que siempre habrá justificaciones diferentes, pero la cuestión es si Rajoy se va o se queda. Y si la semana que viene, sigue estando, significará que la situación no era tan dura como decían.”

El periodista francés también valora cual puede ser el papel de los independentistas catalanes en la moción, especialmente tras la decisión de Quim Torra de presentar un gobierno sin consellers exiliados, ni enjuiciados que abre la puerta a que se levante el 155: “Parece que ERC y PdCat pueden apoyar la moción. Si hay un gobierno efectivo y sin 155, con todos los matices y justificaciones que los independentistas quieran poner por apoyar a Sánchez, entiendo que es un mal menor para ellos, tenerle en lugar de Rajoy. Como mínimo, cambiar el interlocutor siempre puede ser positivo”.

Y añade: “Ahora no hay ningún diálogo entre Madrid y Barcelona. Si se cambia a Puigdemont y Rajoy por Torra y Sánchez tal vez pueda haber un inicio de algo que, no diría que desbloquee la situación, porque creo que es una crisis que está aqui para durar, pero si cambia el escenario. Sería difícil para los partidos independentistas catalanes justificar no votar esta moción de censura.”

Henry de Laguerie es corresponsal en España de la radio francesa Europe 1 desde 2009. También es colaborador de la RTBF o Radio Canadá y escribe para La Depêche du Midi y ocasionalmente para Le Parisien. En diciembre de 2014 recibió el premio internacional Omnium Cultural. En su trabajao como corresponsal ha cubierto la actualidad política en España y especialmente en Cataluña -donde ha denunciado haber sido presionado por la Generalitat-, asi como la economía española y asuntos empresariales como el “redespegue de Iberia” o la inauguración de la interconexión eléctrica entre España y Francia.

Print Friendly, PDF & Email