El diario galo publica un reportaje de su corresponsal Sandrine Morel que recoge datos del INE y de ONG´s para explicar hasta qué punto parte de la sociedad española está sufriendo los embates de la crisis. Le Monde cree que la situación es alarmante y cada vez hay más gente que solicita ayuda, más miseria, exclusión social e incluso hambre en España. Destacan que de momento no hay grandes tensiones sociales, tan solo “los indignados” denuncian las dificultades, pero se preguntan ¿hasta cuando?

 

Un comedor social
(Foto: Flickr/Jairoagau)

Le Monde empieza recogiendo algunos casos concretos que ilustran la desesperación de muchas familias españolas y afirma: “España no ve el final del túnel. En una crisis que se alarga, el número de parados a punto de perder sus ayudas no para de aumentar: serían casi dos de los 4,8 millones de desempleados españoles (21% de la población) los que no reciben ninguna prestación. Casi 1,4 millones de hogares tendrían todos sus miembros en paro. Y según las asociaciones de derecho a la vivienda, 300 000 familias habrían sido expulsadas de su casa por los bancos porque acumulaban más de tres años de retraso en el pago de su hipoteca”.

“El 13 de octubre la asociación caritativa Cáritas, dependiente de la Iglesia Católica, dio la voz de alarma, anunciando en su informe de 2010 que la pobreza en España ??se estabiliza y se vuelve crónica?. El número de personas que recurren a servicios de ??acogida y asistencia primaria?, que se encargan de las cuestiones de urgencia básica tales como la alimentación, han pasado de 400 000 en 2007 a 950 000 en 2010. Tres cuartas partes son parejas de entre 20 y 40 años con varios niños de corta edad. Y por primera vez son mayoritariamente de nacionalidad española” explican.

Le Monde también destaca que “la solidaridad familiar tradicional de los países mediterráneos, que durante tanto tiempo ha permitido a sus gentes evitar la miseria y la exclusión social, parece no ser suficiente. El Instituto Nacional de Estadística español (INE), que publicó la semana pasada las conclusiones de la encuesta sobre las condiciones de vida de 2011, llega a la misma conclusión: la miseria avanza a grandes pasos en España.”

“Casi 22% de los hogares españoles vivirían actualmente en el umbral de la pobreza, fijado en 7.500 euros anuales para una persona o 13.500 para una pareja con un niño. En 2010 eran 20,7% y 19,5% en 2009. El aumento del paro es la principal causa. Los salarios medios de las familias españolas han bajado un 4,4% en un solo año. Una de cada tres familias no tiene los medios para afrontar los gastos imprevistos y un 40% no tiene los medios para pagarse una semana de vacaciones fuera de casa. Más alarmante aún, un informe reciente de Unicef subraya que un 15% de los niños de origen extranjero viven en condiciones de extrema pobreza y que un 6% sufren hambre de forma habitual”.

“Por el momento, España no padece grandes tensiones sociales a pesar de la amplitud de la crisis. No hay huelgas generales. No hay violencia ni delincuencia en masa. Solo los simpáticos ??indignados?, pacifistas y utópicos, denuncian las dificultades de la sociedad, amablemente, en asambleas populares? Pero, ¿hasta cuándo?” se pregunta Le Monde.