Un equipo de la Universidad Politécnica de Cataluña ha desarrollado una lente de contacto que no sólo permite ver mejor, sino que frena el avance d ela mipoía hasta en un 43%. La lentilla modificay corriege el enfoque a la periferia de la retina y evita que el ojo se sobreesfuerce y aumente la miopía. No la cura, pero la frena.

.

La investigación ha sido dirigida por Jaumé Pauné en la Facultad de Óptica del campus de Terrassa de la UPC en colaboración con el Centro Médico Teknon de Barcelona y la Universidad Minho de Portugal. Su tecnología ya ha sido patentada y validada con estudios científicos en pacientes en estos centros.

La innovadora lente de contacto  controla el desenfoque periférico para ralentizar la progresión de la miopía en niños y jóvenes y se basa en una modificación continua de la potencia refracti. Según Pauné, con las lentilles convencionales, las personas ven bien en sentido recto y de frente, pero en los laterales las imágnes siguen borrosas, lo que hace que la miopía sigue progresando. Y estima que usando este nuevo tipo de lentes en niños y jóvenes, desarrollarán entre 3 y 5 dioptrías menos a lo largo de su vida.