BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

No es que la polémica resulte novedosa y puede que no se trate del debate del año, aunque resulta intrigante. Según desveló Juan Luis Sánchez, el oyente, Rosa Díez estaba en directo en TVE mientras alguien actualizaba su Twitter personal. Dificilmente podía estar escribiéndolo con los pies.

Como digo no es el debate del año, pero es llamativo porque una cuenta de Twitter no deja de ser una especie de medio de comunicación interpersonal, estrecho, de tú a tú. Así que tener un cibernegro, o varios, escribiendo en tu nombre, no deja de ser una forma de suplantación, un artificio. La verdad es que no me gusta, lo hubiera hecho Pepiño Blanco, Rosa Díez, Maroto o el de la moto.

Si “no puede estar en todo” como han contestado, molestos, desde su gabinete, a lo mejor es que no debe estar, en lugar de fingir que lo hace. Porque la cuenta de twitter no está a nombre de su asesor, ni siquiera de su grupo político, sino a nombre de Rosa Díez, la persona que quiso imitar a los demócratas en su éxito con las redes.

Llegados a este punto, uno se pregunta¨ ¿Quien escribió estos otros mensajes que todavía pueden leerse en su cuenta?:

“Me ha sido imposible entre coche y coche, la jornada estuvo muy apretada, lo siento”

“Muchas gracias, y me alegro de que no coincidas en todo y aún así me apoyes, eso es lo que significa democracia y lo que otro …”

 “Muchas gracias por la bienvenida, espero no defraudar”

 “Gracias Paco, y espero ir enterándome cada día mejor de cómo funciona esto”

Ahora tengo dudas de si fue ella, Pepiño, Maroto o el de la moto. Y si uno tiene dudas pues se fastidió el invento. Es posible, claro, que ésta sea una conducta extendida. Sin embargo ¿es un atenuante? ¿No era ella la que venía a cambiar la política?

Print Friendly, PDF & Email