En el último año, se han subido el sueldo ante la amenaza de opa o compras extranjeras el Consejo de Administración de Altadis, el presidente de Iberdrola, el de Sacyr, o Manuel Pizarro, el ex presidente de Endesa que logró una indemnización millonaria por su salida de la eléctrica. Lo revela un artículo de El Economista, que apunta que la tendencia de los altos ejecutivos españoles cuando pueden peligrar sus puestos es emprender una defensa numantina de su cargo y aprovechar para lograr un fuerte aumento de su retribución.

En concreto el artículo menciona casos como el de Altadis, cuyo consejo de Administración se duplicó el sueldo en 2007 tras conocerse la oferta de compra de la británica Imperial Tobacco. Y el “blindaje” ante opas o amenzas externas es tan frecuente en la empresa española que lo mismo realizó el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ante la oferta de los franceses de EDF, que ha cobrado dos bonus de 5 millones de euros o Endesa, que tras la entrada de Enel y Acciona ha destinado 22 millones a pagar indemnizaciones.

Y en el sector inmobiliario, pese a la crisis los máximos dirigentes se han asegurado importantes subidas de sueldo. En Colonial, el Consejo de Administración recibió en 2007,  6,201 millones de euros, lo que supone un aumento del 269,3% respecto al año anterior. Y en Metrovacesa, ante la amenaza de una Opa hostil, el presidente y sus máximos colaboradores “premiaron” su resistencia a la compra con importantes mejoras de sus retribuciones. 

Print Friendly, PDF & Email