La blogosfera española ha seguido con mucha pasión el resultado de las elecciones generales. Muchos han cubierto la noche en directo desde sus bitácoras y pasadas las primeras doce horas, los analisis empiezan a bullir. En general, todos destacan el evidente triunfo del bipartidismo, pero con matices.

Para Ignacio Escolar, “ha ganado la izquierda de forma clara. Ha ganado el Zapatero que se atrevió con la reforma territorial que necesitaba España, el que intentó acabar con ETA, el que legalizó el derecho de los homosexuales al matrimonio, el que trajo a las tropas de Irak, el que amplió la protección social de los más necesitados…”

Iñigo Saenz de Ugarte, de Guerra Eterna, eligió como titular para su analisis “Las elecciones que nunca existieron” y da la bienvenida a la segunda mitad de la legislatura pasada. Además subraya la paradoja de que a pesar de que muchos destacaron la inmensa mediocridad de los grandes líderes españoles, en cierto modo Zapatero y Rajoy son los únicos que han salido reforzados de estas elecciones.

Nacho de la Fuente, de La huella digital, destaca que el triunfo de Zapatero pone aun más contra las cuerdas a Mariano Rajoy al que le toca poner orden y concierto en su partido. Cree además que CiU alarga la mano para volver a la Moncoloa y que se cuece ya el pacto con el PSOE.

Josu Meza por su parte analiza el resultado geograficamente y destaca que el PSOE ha mejorado en la España norteña y periférica, fundamentalmente, mientras el PP, en general, gana en el sur y el este.

El analisis de Borja Ventura, de Blog de notas, constata que la crispación ha movilizado a las sólidas bases de ambos partidos: el PP sigue cohesionado, y la izquierda deja de estar tan diluida gracias a la caída de IU y ERC. Pero se pregunta ¿ha cambiado España?

Para Manolo Saco, lo más destacable del 9M, es que la bipolarización del panorama político español ha hecho que PSOE y PP ganen escaños… y se conviertan en un gran agujero negro, que ha fagocitado votos de todo pequeño partido que se ha cruzado en su órbita.

Daniel Basteiro, de Por si las moscas, se fijaba en otra paradoja: PSOE y PP acumulan 323 de los 350 diputados. Sin embargo, las minorías, esta vez muy poco poderosas en escaños, vuelven a ser imprescindibles para la estabilidad del futuro gobierno.

Para Juan Varela de Periodistas 21, “la crispación ha perdido. Gana la voluntad de una España plural y permisiva, con pocas imposiciones.”

Rosa Jimenez Cano, que cubrió la noche en su blog desde Ferraz, destaca la diferencia entre los cánticos de los seguidores de ambos partidos. En el PP todo eran aclamaciones a Rajoy, mientras que en el PSOE ya se oían exigencias.

Nacho Corredor, por su parte, considera que el resultado histórico del PSOE en Euskadi y Cataluña debe ser analizado con lupa.

Print Friendly, PDF & Email