Para denunciar y visibilizar el creciente problema de la violencia contra los periodistas, varias iniciativas en la red han creado mapas que registran y localizan los ataques. Se registran tanto los asesinatos como otro tipo de  agresiones. Todavía no hay ninguno de Siria, el país donde siguen secuestrados tres periodistas españoles -Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricardo Garcia Vilanova-, pero si de otros países con tristes records en esta materia como Irak, Afganistán o México.

 

En Irak, Ibrahim Alsragey, director de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Periodistas en Bagdad, lanzó recientemente un mapa interactivo online que localiza los ataques contra periodistas. En uno de los países más peligrosos del mundo para los informadores -151 han sido asesinados desde 1992-, esta herramienta pretende llamar la atención sobre el problema de la seguridad del colectivo.

En Afganistán otro mapa detalla la violencia contra los periodistas desde 2001 hasta la actualidad. Lo ha desarrollado Nai’s MediaWatch y permite comprobar el número de ataques por año, mes, provincia o medio. En 2013 reportaron 56 agresiones, unas cuantas menos que el año 2011 en el que se registró el mayor número de ataques: 72.

En México, Jorge Luis Sierra ha desarrollado un mapa crowd-sourcing que alienta la participación ciudadana para denunciar y registrar las agresiones contra periodistas, blogueros y usuarios de redes sociales en el país.

En Filipinas, este mapa ofrece todos los detalles sobre los periodistas asesinados alli. Desde la provincia en que fueron atacados, el tipo de medio para el que trabajaban, su género y el gobierno que dirigía Filipinas cuando murieron.

Knight Center for Journalism in the Americas también creó un mapa que monitorizó las agresiones a periodistas en America Central. Aunque no ha sido actualizado recientemente, muestra como Honduras fue el país donde mayor violencia se registró contra los reporteros, quedando Guatemala en segundo lugar.