Hospitales de Vigo, Badajoz y Salamanca han sido escenario de la implantación con éxito de los primeros marcapasos sin cables del mundo, dentro de un estudio de investigación. Llamados “Nanostim” y desarrollados por St Jude Medical se trata de un dispositivo diez veces más pequeño que el marcapasos tradicional. Y se aloja enteramente en el ventrículo derecho del corazón, sin necesidad de cables o electrodos, ni de incisión en el pecho o cicatriz ya que el implante se realiza a través de la vena femoral con ayuda de un catéter orientable.

En Salamanca, la operación fue realizada por los cardiólogos Javier Jiménez, Jesús Hernandez y José Luis Moríñigo, miembros de la unidad de Electrofisiología del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de la ciudad. El marcapasos se coloca directamente en el corazón con una estrategia quirúrgica menos invasiva que los procedimientos convencionales y reduce con ello algunas complicaciones derivadas con los anteriores marcapasos

Su reducido tamaño, mejora también la calidad de vida del paciente al reducir la posibilidad de que se produzca una infección relacionada con el bolsillo del dispositivo o el fallo del cable. Y el “Nanostim” está diseñado además para ser totalmente recuperable: puede recolocarse fácilmente durante el procedimiento de implante y extraerse más tarde, si fuera necesario.