Se encuentra en la ciudad China de Huainan y es la instalación solar fotovoltaica flotante más grande del planeta. Desde finales de mayo está oficialmente en funcionamiento. Tiene una potencia de 40 Megavatios, bastante inferior a las terrestres que pueden llegar hasta 1 Gigawatio, pero que sin embargo es un récord para una planta flotante.

Las plantas solares flotantes son aún mucho más pequeñas que las terrestres, pero países como India y China están apostando fuertemente por ellas porque les permite disponer de energía limpia sin tener que destinar suelo terrestre a estas instalaciones. Pero además estas plantas ayudan a conservar el agua dulce en los lagos, tapando la radiación solar y disminuyendo la cantidad de agua evaporada. Y a su vez el agua ayuda a los paneles a tener una temperatura más baja y mejorar su eficiencia.

La planta flotante de Huainan, en la provincia de Anhui  ha sido realizada en un lago artificial que anegó una antigua mina de carbón. Ha sido desarrollada por Sungrow Power Supply Co en colaboración con la japonesa Kyocera y es sólo una de las muchas instalaciones solares que está desarrollando China para tratar de reducir sus emisiones y dejar de ser el mayor contaminante del mundo.