Es muy posible que muchos lectores sepan, porque quizás lo han leido en algún periódico, que en la Comunidad de Madrid hay convocada hoy y mañana una huelga de Médicos de Familia (los de los centros de salud).

Sin embargo, la mayoría de ustedes no la sufrirá. Así es la Pública: algo que utilizamos todos pero que sólo sufre el ciudadano que no tiene la menor capacidad de influencia, los demás podemos llamar a alguien que nos resuelva una urgencia. La Sanidad Pública funciona bien en los demás casos, y así nos va.

En cualquier caso, y aunque el seguimiento de la huelga sea anunciada como un éxito, no se preocupen demasiado pues sus consecuencias no serán importantes. Solamente a un médico, alma de cántaro, se le ocurre hacer una huelga para denunciar las pésimas condiciones de trabajo que tiene y del mal servicio que presta. Así, sin pedir aumentos de sueldo, sin pedir contratos laborales decentes, nada más que la exigencia de disponer de diez minutos por paciente.

Lo que no es dinero no interesa. Malos tiempos para lírica, para la épica, y para el ciudadano de “a pié”.

Print Friendly, PDF & Email