Imagen de previsualización de YouTube 

La última película del controvertido director norteamericano, “Sicko“, está nominada como mejor documental. Michael Moore estará en persona en la noche del 24 de febrero en el Kodak Theater para asistir a la ceremonia de los Oscars 2008… y acaba de anunciar quien quiere que sea su invitado y le acompañe, si gana, a dar el discurso de agradecimiento: nada menos que Fidel Castro. 

Moore le explicó a una reportera de AP que estaba encantado con la noticia del retiro de Castro, porque cree que asi es posible que acepte su oferta… aunque no queda claro si se trata de una maniobra en serio o una broma satírica por parte del director. Ya que también dijo que si lo conseguía hablaría con el productor de la gala, para que el lider cubano protagonizara un número musical en el show. Y en su web ha colgado un fotomontaje con una imagen del Comandante levantando el oscar.

Fotomontaje de Castro con un Oscar en la web de Michael Moore

Lo que no admite dudas es la especial relación que mantiene Michael Moore con Cuba. En “Sicko”, donde denuncia las miserias del sistema sanitario de EEUU, una de las escenas más impactantes es cuando lleva a 10 trabajadores enfermos tras limpiar los escombros del 11S a la isla. En su país no reciben el tratamiento adecuado para sus dolencias y sin embargo son operados de forma totalmente gratuita dentro del sistema de seguridad social de Cuba.

De hecho el viaje a la isla le costó a Michael Moore, una investigación del Departamento del Tesoro de EEUU que lo acusó de violar el embargo. Pero el director no se achantó e incluso colgó en Youtube las escenas rodadas en Cuba.

Imagen de previsualización de YouTube