Varios diarios extranjeros aseguran que la Comisión Europea está considerando seriamente la posibilidad de conceder a España un aplazamiento para llegar al 3% de deficit. Se habla de un año. Aunque el Financial Times asegura que la UE exige condiciones y poder verificar el saneamiento bancario.

Olli Rehn
(Foto: Flickr/Lessing2008)

El Financial Times sostiene que se ofrecerá a España más tiempo pero con condiciones. El artículo resalta que: “se ofrecera a España más tiempo para lograr los objetivos de déficit presupuestarios a los que se comprometió con la UE, pero sólo si Madrid cumple nuevas condiciones, incluyendo una auditoría independiente del plan de reestructuración de sus bancos en problemas. La Comisión Europea, ha insistido en las condiciones adicionales – que incluyen asegurar un mayor control fiscal sobre despilfarros de los gobiernos regionales em España – antes de permitir que Madrid pueda retrasar un año su objetivo de déficit de 2013.”

Mencionan también que “España estaría dispuesta a aceptar muchas de las demandas, incluyendo la contratación de expertos externos que verificaran las pruebas de estrés bancarios, una táctica adoptada por Irlanda el año pasado para convencer a los funcionarios de la UE y los mercados financieros de que finalmente habían trazado una línea roja para las pérdidas esperadas causadas por el mercado inmobiliario.”

Le Monde asegura que España podría conseguir un año suplementario para llevar su déficit por debajo del 3% del PIB. Explican que “hasta ahora no se ha tomado ninguna decisión, pero se han hecho reflexiones en este sentido en el seno de la Comisión Europea, en Bruselas, para aplazar al 2013 o al 2014 este vencimiento. Olli Rehn, el comisario europeo de asuntos económicos y monetarios, sopesará los pros y los contras de semejante iniciativa, en un momento en que los mercados se preocupan por la crisis política en Grecia y por la recesión en el sur de Europa.”

“El comisario afirma, a partir de ahora, que el pacto de estabilidad, tal como se reforzó el pasado otoño en plena crisis de deudas ??no es estúpido?, y puede aplicarse de forma ??diferenciada? en función de la situación de un Estado. Sobre el papel, un nuevo aplazamiento es posible, en caso de acontecimientos exteriores fuera de control del país afectado, o de ??circunstancias excepcionales?. Este podría ser el caso de España, golpeada por una recesión que agravan las múltiples medidas de austeridad anunciadas por el gobierno.”

Print Friendly, PDF & Email