“Una cruz sobre el aborto” y “La sorprendente ley del aborto española” asi titulan sendos artículo el diario galo y el británico sobre la reforma coincidiendo con las protestas previstas para este 8 de marzo, Dia de la Mujer Trabajadora. Insisten en lo incomprensible que resulta en el exterior que el gobierno siga adelante con la reforma de una ley que recorta un derecho aceptado por una amplia mayoría de la población.

The Daily Telegraph considera que se ha silenciado en Europa la reforma de la ley del aboroto y las protestas. El artículo de Cathy Newman se titula “La sorprendente ley sobre el aborto de España ¿Sabes algo al respecto?”y apunta: “España es el segundo país más grande de la Unión Europea y, sin embargo, se ha silenciado sorprendentemente la reacción a un controvertido proyecto de ley, establecido para ser adoptado, que pone fin al derecho de las mujeres a solicitar el aborto. Cualquiera pensaría que un proyecto de ley para acabar con el derecho de las mujeres a solicitar el aborto sería de tanta importancia que el resto de Europa tendría que decir algo al respecto.

La nueva ley será de las más draconianas del mundo. Lo que es interesante es por qué los manifestantes han tenido que esforzarse tanto para hacer que los políticos les escuchen, cuando las encuestas sugieren que entre el 70% y 80% de los españoles se oponen al cambio de ley. Es increíble ver a un gobierno aceptar una política tan poco popular. Por supuesto, todo ello parece un cálculo político de Mariano Rajoy, el primer ministro español, para aplacar a sus políticos más de derechas. Hay bastante confusión sobre por qué el aborto sigue siendo un campo de batalla político, cuando los argumentos ya se han venido usando durante décadas.”

Le Monde habla de cruz sobre el aborto y de proyecto sin sentido. El texto de Sandrine Morel dice: “Una `nueva caza de brujas´, `ley anacrónica, cruel y machista´ … En España, los eslóganes florecerán en los eventos del Día Internacional de la Mujer en contra de la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de limitar severamente el derecho al aborto. El texto causó consternación y es un proyecto sin sentido. Este país, que estuvo a la vanguardia de los derechos sociales con Zapatero -fue el tercero en aceptar el matrimonio gay en 2005-, se prepara a revertir un derecho ampliamente aceptado por la población.”

 

También publica un artículo de Danielle Bousquet, presidenta del Alto consejo de Igualdad entre hombres y mujeres, que sostiene: “Europa debe hacer que España entre en razón. En su obstinación por querer volver sobre el derecho al aborto, el PP pone en tela de juicio el fundamento de toda política tendente a reconocer la igualdad plena y total entre los sexos: el reconocimiento de la autonomía personal de las mujeres. En relación con el papel de modelo conseguido por España durante la pasada década, este retroceso importante tiene una gravedad y un significado que superan ampliamente las fronteras del país, y ponen en tela de juicio su imagen y el sentido mismo de su contribución a la edificación de las sociedades europeas más justas, más igualitarias y más democráticas.”