El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha condenado a España por incumplir la directiva comunitaria sobre depuración de aguas residuales urbanas a pagar una multa de 12 millones de euros. Y la sentencia añade que el Estado deberá abonar 11 millones más cada seis meses mientras nueve localidades de más de 15.000 habitantes sigan sin respetar estas normas. España ya era el país más multado por incumplir directivas comunitarias.

(Foto: Flickr/Aracelipg)

Han pasado 27 años desde que la directiva sobre depuración de aguas residuales entrara en vigor y la mala gestión de este asunto en 17 localidades españolas y sobre todo en 9 de ellas donde los problemas se mantienen igual ha provocado la sanción, de la que ya habían advertido medios internacionales como Reuters. En concreto los 9 puntos negros señalados son Alhaurin el Grande, Barbate, Coín, Isla Cristina, Matalascañas, Nerja y Tarifa, en Andalucía: Guímar en Canarias y Gijón Este en Asturias.

La normativa se aprobó en 1991 y daba 10 años de plazo para que las aglomeraciones urbanas de más de 15.000 habitantes depurasen correctamente sus aguas residuales. Pero los incumplimientos en España han sido una constante. De hecho ya fue condenada en 2011 -diez años después del primer plazo- por la deficiente depuración en 37 puntos de la geografía, aunque entonces no hubo multa.

Ahora sin embargo, ante “el carácter especialmente prolongado de la infracción”, la justicia europea ha decidido multar a España con 12 millones de euros, así como una sanción coercitiva de 10.950.000 euros por cada semestre de retraso hasta la plena ejecución de la sentencia.

Print Friendly, PDF & Email