Hasta 92 niños de la Llano del Beal, un pueblo de la diputación de Cartagena, presentan cantidades de arsénico en el pelo y las uñas por encima del umbral de seguridad establecido para trabajadores de la minería. Son datos de un analisis presentado por un investigador en la Asamblea Regional de Murcia de los que se hace eco un artículo de Álvaro García en Eldiario.es y que denuncia la contaminación por metales pesados en varias localidades murcianas, una situación que aumenta significativa la probabilidad de padecer cáncer.

(Foto: Flickr/Geldmond)

José Matías Peñas Castejón, investigador y doctor en Minería y Desarrollo Sostenible, ha sido el autor del estudio que evidencia la presencia de arsénico en los vecinos de Llano del Beal y otros pueblos de la zona que tuvo en el pasado una gran actividad minera. En concreto su análisis a 92 niños reveló cantidades de este elemento químico  en el pelo y en las uñas por encima del umbral de seguridad (0,60mg/kg) en todos ellos. Y además, el 69% superaban los 35µg/l (microgramos por litro) de arsénico inorgánico en su orina, que es el tope establecido por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo para operarios expuestos al arsénico.

Peñas Castejón lleva años analizando y denunciando la exposición a metales pesados y metaloides en poblaciones murcianas como Portmán, El Hondón o Llano del Beal. Ha comparecido en Asamblea Regional de Murcia para exponer su trabajo, alertando de que la exposición crónica y prolongada al arsénico es potencialmente cancerígena. Afirma además: “Si los niños fueran trabajadores cercanos al arsénico, podría ser normal, pero no lo son. No deberían estar en contacto con este metaloide.”

Llano del Beal forma parte de la llamada Sierra Minera de Cartagena, una zona que fue intensamente explotada tras la Guerra Civil con minas a cielo abierto hasta que los problemas medioambientales propiciaron su cierre definitivo en 1990. Un informe del Seprona de la Guardia Civil (Seprona), y otros dos de las empresas Afesa y Labaqua, revelaron que los suelos de  la zona no sólo están contaminados con arsénico, sino que también se han hallado plomo, manganeso, zinc o cadmio.

En la zona se ha creado una Plataforma de Afectados por Metales Pesados para denunciar su situación. Hace 5 meses entregaron al Gobierno murciano documentación científica sobre los suelos contaminados y criticaron la inacción de los responsables repartiendo bolsas con residuos a concejales.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email