BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Descubro con curiosidad la forma en la que algunos medios se refieren a la palabra nacionalizar:

“Chávez amenaza con nacionalizar la filial venezolana del Banco Santander”, dice El Pais

Vaya por delante que desconozco completamente los términos de esta negociación y si ha sido sellada durante la última visita del presidente Chávez a Madrid. Deduzco que sí. Y vaya por delante que ni el presidente Chávez ni la oposición de su país son precisamente santo de mi devoción.

Mi preocupación es más bien semántica. Vease, en todo caso, que en el titular no han añadido la palabra forzosamente, lo que nos sugiere los términos en los que se está produciendo la negociación. El proceso de nacionalización es un proceso legítimo y socialmente redistributivo, útil a menudo, -salvo para los neocon-, igual que a veces lo es la expropiación de una parcela privada -si se hace de manera justa- para construir una carretera.

Veamos la wikipedia:

La Nacionalización es también conocida como “Estatización, transformación de una empresa o unidad económica privada en una publica. También se denomina socialización”

Es decir que más allá de otras valoraciones, en esencia, se trata simplemente de un proceso económico, nada amenazante, cuyo objetivo es convertir al Estado -a la sociedad- en dueño de los bienes. Si el precio que se paga a sus dueños actuales y la gestión posterior de la empresa fueran correctos ¿tendría eso algo de negativo?

El problema es que vivimos en un modelo económico, el neoconservadurismo, que se ha adueñado también de la semática. Según sus reglas privatizar es algo positivo pues mejora la gestión, mientras que nacionalizar es un proceso negativo que afecta a la competencia y al libre mercado. Digo yo que dependerá del caso: Tan mala es una privatización que deje en cuatro manos resultados millonarios que antes eran de todos, como una Nacionalización que expropie a bajo precio y atrofie la gestión de los activos. En definitiva ¿debemos dejar que se adueñen del lenguaje?

Print Friendly, PDF & Email