Un coleccionista de Nueva York encontró en una subasta particular en Carolina del Norte una excepcional fotografía de dos niños esclavos y el documento que acreditaba la venta de uno de ellos por 1.150 dólares. Se llamaba John, iba descalzo, vestía harapos y en la imagen aparece con otro niño sentados en un barril. Los historiadores creen que data de principios de la década de 1860 y es una de las escasas fotos de la era de la Guerra Civil norteamericana.

La foto de los niños esclavos

El pasado mes de abril el coleccionista Keya Morgan encontró el retrato y el documento y pagó en total 50.000 dólares por ambos porque “me impactó”. El dueño de la casa había fallecido y se vendían sus pertenencias. Morgan cree que se trataba de un descendiente del propio John, el niño esclavo de la fotografía a quien alguien compró en 1854 por 1.150 dólares, una cantidad considerable para la época. El otro niño no ha sido identificado.

Algunos historiadores explican que la imagen fue tomada por el famoso estudio de Mathew Brady, autor de los retratos de Abraham Lincoln o el General Lee. Creen que el responsable de la foto fue uno de los ayudantes de Brady, Timothy O’Sullivan, que se encargó de retratar a esclavos y las masacres de la Guerra Civil. Las imágenes se hacían luego circular por el Norte para recabar más apoyos a la causa de los abolicionistas.

Pero la foto de John había permanecido inédita hasta ahora. La mayoría de retratos de esclavos que se conservan muestran a adultos apaleados o sufriendo. La de los niños es mucho más sutil, pero según algunos expertos muestra con crudeza la realidad de la esclavitud: “Fue un horror general, convirtió en víctimas tanto a los mayores como a los más jóvenes”.

Keya Morgan asegura que ha recibido ofertas para vender la fotografía, entre otros del Museo de Arte Metropolitano de Nueva York. Pero de momento se queda la imagen y estudia realizar un documental sobre John: “Abusaron de este niño y lo maltrataron y la gente se había olvidado de él. Ni siquiera existe en la Historia. Y pensar que hubo un millón de niños como él… Nunca he visto una fotografía que hablara tanto por los niños”. [visto aqui]

En la red pueden encontrarse otros documentos excepcionales sobre la esclavitud. Por ejemplo entrevistas antiguas con algunos esclavos que cuentan en primera persona sus peripecias. La de Fountain Hughes grabada cuando tenía 101 años es una de las más conocidas, pero la Librería del Congreso de EEUU dispone más voces de esclavos.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email