El diario aleman detalla en una crónica en portada de su corresponsal Martin Dahms el transporte cientos de miles de toneladas de residuos a la planta incineradora de Mallorca. El artículo titulado “Basura para la isla paradisíaca” ha sido también publicado en otros diarios como el Kolner Stadt-Anzeiger o el Badische Zeitung.

Una cala en Mallorca
(Foto: Flickr/Randomfotos)

Berliner Zeitung explica: “En 2007, los españoles aún estaban llenos de optimismo y, por si acaso, lo planeaban todo una talla más grande de lo necesario. También tomaron sus precauciones en lo referente a la cara sucia del progreso. En el año dorado de 2007, los políticos isleños de Mallorca decidieron ampliar su planta incineradora de residuos al doble de la capacidad actual. Consideraron que éste era un planteamiento con amplitud de miras.”

Y añade: “Pero cuando la planta ampliada entró en funcionamiento tres años más tarde, resultó ser demasiado grande. Ahora se ha solucionado este problema: Desde el pasado viernes, la isla turística importa basura de la península española. ??Mallorca no se convertirá en un basurero?, prometió el pasado mes de septiembre el consejero de Turismo balear, Carlos Delgado. Pero a pesar de todas las aseveraciones biensonantes: Lo que llega a Mallorca es basura.”

El texto destaca: “Si todo marcha según lo planeado, se incinerarán anualmente hasta 200.000 toneladas de residuos importados. El gremio de hoteleros de Mallorca no se muestra precisamente contento con esta situación: Teme una `imagen negativa´ que podría significar `una hipoteca para el presente y el futuro de Mallorca como destino turístico´. La basura no es el mejor reclamo para una isla turística.”

[Leer el artículo completo en el Berliner Zeitung (suscripcion)]

Print Friendly, PDF & Email