¿Una oportunidad para pasar finalmente la página del franquismo o una vía para volver a abrazar viejos fantasmas? Es lo que se preguntan algunos medios globales tras constatar que la crisis catalana ha hecho reemerger un cierto nacionalismo español. Algunos se fijan más en el sentimiento de “orgullo de ser español” surgido entre los catalanes opuestos a la independencia mientras que otros señalan que también los sectores más conservadores e incluso los nostálgicos del franquismo están teniendo mayor presencia o voz. Asimismo se advierte de que se han banalizado los calificativos de “franquista” o “fascista”, pero varios diarios intentan poner el foco en la dicotomía que esto supone para la convivencia en España. Las dificultades del país para afrontar su pasado o la forma en que Cataluña ha podido ayudar a catalizar a la dispersa extrema derecha española ya habían sido señalados por medios como Slate o Al Jazeera.

L´Obs señala que en España frente a la fiebre independentista catalana, hay un renacer nacionalista. Una crónica de Sarah Halifa-Legrand apunta que con la crisis catalana, la bandera española que hasta ahora se asociaba con la dictadura, ha reaparecido en balcones de todo el país. Menciona además cómo desde octubre los sectores más conservadores y nostálgicos del franquismo parecen haber recuperado presencia. Y plantea que España está inmersa en un proceso que puede llevar a volver a contactar con sus viejos demonios o por el contrario a conseguir finalmente pasar la página del franquismo.

Capital News resalta que el orgullo de ser español ha renacido en Cataluña. Recoge una crónica de AFP, en la que se pone de relieve como numerosos catalanes que nunca votaban o participaban en manifestaciones han “salido del armario” para manifestar su rechazo a la independencia de la región y su orgullo de ser españoles. Apunta que durante años los separatistas monopolizaron la atención, pero el “procés” ha impulsado que muchos partidarios de la unidad de España se convencieran de la necesidad de tener mayor presencia y voz. Añade que esta situación que ya quedó patente en la gran manifestación del 8 de octubre en Barcelona, se ha intensificado ante las elecciones del 21D. En este sentido apunta que a nivel político, Ciudadanos y su candidata Inés Arrimadas es quien más está consiguiendo simbolizar esta situación.

Le Monde apunta que advierte de que el uso de los fantasmas del franquismo en Cataluña atizan el odio a España. La crónica de Sandrine Morel señala que en España en círculos de izquierda y sobre todo de extrema izquierda es frecuente calificar de “franquista” al PP. Pero señala que el uso de este vocabulario por parte de los independentistas en Cataluña que califican a Rajoy y al gobierno de “autoritario” y “fascista” alimenta las tensiones y las fracturas sociales y alienta el odio y rechazo a España en la región. Advierte además de que estos calificativos se han banalizado y reducen el espacio para un futuro común.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email