El diario francés destaca que los efectos de la crisis no sólo se notan en colectivos más desfavorecidos, sino ahora también en familias de clase media que hace poco gozaban de situaciones acomodadas. Destacan que los dos resortes en los que se apoya la sociedad española para salir adelante son la solidaridad familiar y el trabajo en negro.

Una oficina del paro

Le Nouvel Observateur recoge el caso concreto de una familia que “hace cinco años tenía unos ingresos confortables. La madre era vendedora, el padre, carpintero, y con tres hijos. Pero la crisis, brutal, ha arrasado su vida y les ha sumido al borde de la precariedad, igual que a millones de españoles de clase media.”

El diario explica: “Hoy, la familia sale adelante gracias a los dos resortes que ayudan a soldar la sociedad española: la solidaridad familiar y el trabajo en negro. Porque frente a una realidad social catastrófica – casi el 25% de desempleo, incluyendo a uno de cada dos jóvenes y 1,7 millones de hogares con todos sus miembros en el apro- sólo el ingenio permite a muchos españoles llegar a fin de mes”.

Recogen como ambos progenitories han pasado de ingresar 2.500/2.700 euros mensuales a 850 de prestaciones sociales, como sus hijos de 32,39 y 18 años siguen viviendo con ellos y con una expectativas de futuro muy negras.

[Leer el artículo completo en Le Nouvel Observateur]

Print Friendly, PDF & Email