El estudio de los 17 cráneos recuperados de la Sima de los Huesos en la Sierra de Atapuerca (Burgos) es recogida por varios medios internacionales que subrayan su importancia científica.  Destacan que los primeros rasgos faciales de los neandertales han “emergido” de la cueva española y que muestran una mezcla de linajes y raíces que se remontan a más de 430.000 años.

The Guardian restalta que la cara de los neandertales emerge de una cueva española. Explica: “Cráneos antiguos recuperados de una profunda cueva en el norte de España son los restos más antiguos conocidos que muestran claros signos de rasgos faciales neandertales, según los investigadores. Los científicos han reconstruido 17 cráneos a partir de pedazos de hueso que se encuentran en el barro en la Sima de los Huesos, en la sierra de Atapuerca. Los cráneos tenían algunas características neanderthales, pero su aspecto era mucho más primitivo.”

CBS destaca que los cráneos de Atapuerca relevan un linaje mezclado en neandertales. Recoge: “Un primer paso clave en la evolución de Neanderthal pudo haber sido el desarrollo de los dientes delanteros que podrían actuar como una `tercera mano´, dicen investigadores. Estos nuevos hallazgos se basan en 17 cráneos de homínidos que muestran una mezcla de rasgos de neandertales y linajes humanos más primitivos, que datan de hace unos 430.000 años. El autor principal del estudio, Juan-Luis Arsuaga, paleontólogo y director del Centro Conjunto de Evolución y Comportamiento Humano en Madrid, contó: “Los seres humanos modernos tienen raíces sólo de 200.000 años. Parece que los humanos modernos evolucionaron más tarde.”

Los Angeles Times dice que los hallazgos de Atapuerca muestran una evolución tipo la serie “Juego de tronos”. Asegura: “Los extintos humanos más famosos de Europa, los neandertales, probablemente evolucionaron en sus rasgos faciales distintivos de una manera similar a un caótico `Juego de tronos´, al enfrentarse y competir sus antepasados en un duro entorno de era glacial, apuntan los investigadores. Un estudio de 17 cráneos fragmentados extraídos de una cueva en el norte de España muestra en los arcaicos europeos una sorprendente diversidad de los rasgos faciales que se remontan a unos 430.000 años. En un estudio publicado en la revista Science, los autores argumentaron que esta variación demuestra que los neandertales no evolucionaron en un proceso largo y gradual.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)