Se instala en el exterior la percepción de que el 26J se ha polarizado como una batalla entre PP y Podemos. Desde hace días, medios de todo el globo resaltan el auge de Podemos en las encuestas y la posibilidad cada vez más real de que pueda estar cerca del gobierno. Pero ahora, tras el debate a cuatro, se apunta que la campaña se ha convertido en un duelo entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. Se enfatiza que ambos monopolizaron el enfrentamiento en TV entre los cuatro líderes políticos que se intercambiaron golpes. Algún diario como The Times, señala que el líder del PP derrotó a sus adversarios, pero varios subrayan sobre todo que las diferencias evidenciadas en el debate y la polarización de la campaña van a complicar mucho que se logre un acuerdo para tener un gobierno estable en España.

Le Monde sostiene que la campaña en España se ha convertido en un duelo entre Iglesias y Rajoy. La crónica es de su corresponsal Sandrine Morel y analiza el “único” debate entre los candidatos a la presidencia el 26J. Apunta que ha tenido un regusto de “deja vu” para los espectadores españoles, ya que los partidos se presentan con las mismas proposiciones y los mismos programas. Señala que Rajoy ha repelido durante más de dos horas los ataques de las otras tres formaciones, pero enfatiza que ahora la campaña parece haberse convertido en un duelo entre el presidente en funciones y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

The Times apunta que Rajoy destroza a sus rivales en el debate. El artículo de Graham Keeley señala que el presidente en funciones se sacó una actuación “inusualmente fuerte” en el único debate televisivo en directo de la campaña, y parece haber derrotado a sus rivales. Recuerda que hasta ahora a Rajoy le había costado mantener el tipo en anteriores debates como el “carismático” líder de Podemos, Pablo Iglesias. Pero considera que en el debate del 13J se enrocó en la defensa del balance de su gobierno y ha sido considerado ganador del enfrentamiento con los demás líderes políticos.

Financial Times sostiene que el debate planteó dilemas ya familiares para los españoles. La crónica de Tobias Buck considera que la campaña electoral subió a un marcha superior con el primer y único debate televisado entre los líderes de los partidos que aspiran a gobernar España. Pero apunta que el debate consistió en un intercambio de golpes “irritados, pero familiares” sobre  la política económica, la corrupción y las estrategias de coalición.

La Tribune de Geneve sostiene que Rajoy e Iglesias han monopolizado el debate. Señala que el enfrentamiento televisado entre los candidatos españoles fue “tempestuoso” y se centró en la “contestada” política económica del conservador Mariano Rajoy y las contra-propuestas del partido anti-austeridad, Podemos. Añade que Sánchez y Rivera han encontrado un territorio común en pedir la salida de Rajoy, que ha defendido su balance. Resalta que la izquierda se ha mostrado dividida, con ataques del líder socialista al de Podemos por no haber apoyado su gobierno con C´s y la respuesta de Iglesias, de que él no es el adversario y que sólo podrán gobernar de la mano.

Bloomberg cree que la “balbuceante” respuesta de Rajoy sobre la corrupción debilita su argumento económico. La información que firman Ben Sills y Esteban Duarte destaca del debate que a pesar de que el presidente español sabía que le atacarían con los casos de corrupción, se mostró “congelado” y sólo fue capaz de “balbucear” en su defensa, intentando poner de relieve su gestión económica. Señala en cualquier caso, que el propio debate a cuatro evidenció hasta qué punto ha cambiado la política española en los últimos seis meses. Recuerda que en la campaña del 20D, Rajoy se negó a debatir con nadie que no fuera el PSOE, pero ahora se ha enfrentado a Iglesias y Rivera, como iguales.

Handeslblatt señala que el debate evidencia lo difícil que será que se forme un gobierno de coalición. El artículo de su corresponsal Sandra Louven constata que a dos semanas del 26J se mantiene la disputa política con un debate en TV en el que los candidatos se acusaron mutuamente. Y señala que esto muestra que la formación de un gobierno de coalición en España es probable que sea extremadamente difícil.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.