Pese a ser unas elecciones locales, casi todos los grandes medios internacionales se hacen eco de la derrota del PSOE. Se destaca que el partido de Zapatero ha sufrido la pérdida de “bastiones históricos” y que los comicios han tenido lugar cuando el país vive una amplia “rebelion social inédita”. Aunque ningun analisis se atreve a evaluar el efecto de las protestas del 15M en la votación. Unos cuantos diarios hablan también del aumento de presiones para adelantar las elecciones y de Bildu.

Imagen de previsualización de YouTube

El New York Times recoge en una crónica de Raphael Minder “como el PSOE ha sufrido importantes pérdidas en las elecciones muncipales y regionales, incluso aunque decenas de miles de españoles que se declaran “indignados” han asegurando que seguirán con las protestas para provocar un cambio del sistema político del país”. Creen que “la magnitud de la perdida de los socialistas sugiere, que includo con un lider nuevo, el partido tendrá muchas dificultades para mantenerse en el poder en las proximas elecciones generales” y mencionan “el notable” resultado de Bildu.

El Wall Street Journal destaca en un texto de David Roman que “los mercados españoles han reaccionado negativamente el lunes a la importante derrota sufrida por el Partido Socialista gobernante en las elecciones regionales y municipales. Y aumentan las peticiones de adelantar las elecciones generales en este año”.

El Financial Times se hace eco de que el PSOE sufre una “aplastante derrota en las elecciones regionales y locales, logrando su porcentaje más bajo de votos en unas elecciones municipales en la era democrática post-Franco. La crónica de Victor Mallet considera que “la victoria del PP en las generales parece ahora asegurada” y que “las protestas de los jóvenes que llegaron por sorpresa el fin de semana anterior han sido un problema adicional para Zapatero, aunque su impacto en la votación no está claro”.

The Guardian explica que los socialistas han sufrido una pérdida que escuece en las elecciones locales y ahora se enfrenta a un acto de equilibrio entre el descontento de los votantes por el alto desempleo y las demandas de los inversores poara mantener estrictas medidas de austeridad”. Y consideran que “las presiones podrían aumentar tanto desde fuera como desde dentro del PSOE hacia Jose Luis Rodriguez Zapatero para adelantar las elecciones generales, pese a su anuncio de agotar el mandato”.

Sueddeutsche Zeitung titula “Zapatero, en apuros”, El texto de Javier Cáceres explica que “las elecciones regionales han traído una dura derrota para los socialista del primer ministro José Luis Rodriguez Zapatero. Y eran vistas como una prueba importante para las proximas elecciones parlamentarias de principios de 2012″.

Die Welt destaca que “los socialistas sufrieron graves pérdidas incluyendo las ciudades más importantes. Es probablemente el comienzo del fin de la era Zapatero. Incluso para las elecciones nacionales la próxima primavera, ya hay poco más de esperanza“. Aunque apunta que “todas las partes deberían estar preocupadas. La crisis de confianza no es solo con el gobierno, los españoles ya no creen que su sistema”.

Le Monde considera que los “socialistas españoles han sufrido una muy pesada derrota en las elecciones municipales.El partido en el poder ha sido castigado por su política de austeridad contra la crisis y un paro record, que han provocado una rebelión social inédita en todo el país”. Recogen además el éxito de Bildu en San Sebastian.

Le Figaro habla de una “Dura derrota de los socialistas”. Recogen como “el partido de Zapateroha perdido bastiones simbólicos tras las elecciones municipales y regionales, a menos de una año del escrutino legislativo. Es una “derrota histórica” de los socialistas que quedan a 9 puntos del PP cuando el país está “inmerso desde hace unos días en una rebelión social inédita”.

Le Parisien considera que “la izquierda española recibe una bofetada electoral”.  Consideran que “las elecciones del domingo pueden haber sonado como el toque de difuntos para los socialistas en el poder desde 2004 en España. El resultado es un castigo inquietante a diez meses de las elecciones legislativas de marzo de 2012 y cuando el país está experimentando una ola de protestas lideradas por los jóvenes“.