El trabajo en negro sigue siendo una “plaga persistente” en España, aunque el gobierno trata de combatirla con más inspecciones. Esta es la percepción que varios medios globales resaltan en estos días. The Economist se fija sobre todo en los esfuerzos de Hacienda para sacar a la luz el dinero defraudado, mientras que otros diarios señalan que 1,7 millones de españoles admite haber cobrado en negro.

The Economist afirma que España incrementa las inspecciones porque cree que sus trabajadores no están tan desempleados como dicen. Explica que el gobierno español está intentando luchar contra la economía sumergida provocada por la crisis intensificando las revisiones por toda la geografía española. Apunta que los cinco años de recesión y medidas como la subida del IVA han alentado a empresarios y trabajadores a esquivar impuestos. Y apunta que la economía sumergida en España es responsable de entre un cuarto y un quinto del PIB. Detalla cómo en los últimos tres años, Hacienda ha recuperado 35.000 millones de euros con sus inspecciones y cree que puede sacar a la luz aún más. También destaca las investigaciones por fraude fiscal contra personalidades como la Infanta Cristina, Rodrigo Rato o Messi aunque señala que los menos favorecidos o los parados también recurren al trabajo en negro.

Liberation afirma que el trabajo en negro sigue siendo una “plaga persistente” en España. Describe a España como un país “asolado” por el paro y en el que muchos ciudadanos sueñan con un empleo estable, pero siguen dependiendo de pequeños trabajos pagados en negro. Apunta que la crisis en España ha dejado secuelas profundas y el paro ha elevado el nivel,  aunque recuerda que la economía sumergida “gangrena” España desde hace décadas. Cita como motivos una cierta cultura de no pagar impuestos, la corrupción o el insuficiente número de inspectores de Hacienda.

L´Express resalta que 1,7 millones de españoles admite cobrar en negro. Se hace eco de un estudio de Esade que cifra en 1,7 millones los trabajadores españoles que admiten haber cobrado parte de su salario “en sobres”. De media los pagos en negro habrían representado el 24,5% de su retribución total. Explica que la mayoría de los trabajadores se ha visto obligado a ello y que la crisis ha incrementado el problema. Aunque señala que es una situación complicado a evitar en un país en el que la mitad de los parados ya no recibe indemnización y el trabajo temporal, con el que es difícil subsitir, se extiende.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio mencionado.