Diversos diarios extranjeros destacan que tras el éxito de Telefónica y Santander, varias empresas han irrumpido con éxito en el mercado de obligaciones coporativas. Recogen las de Iberdrola, Gas Natural, BBVA y Banesto y apuntan que tras la “congelación” de estas emisiones durante meses, ahora “hay más apetito por la deuda corporativa” española.

La bolsa de Madrid
(Foto: Flickr/Arturomandly)

Reuters habla de irrupción de empresas españolas en el mercado de bonos. Y destaca que lo hacen “aprovechando la caída en las tasas de interés tras comprometerse el Banco Central Europeo a actuar para reducir los costos de financiamiento del país, y con ganas de moverse rápidamente en caso de que la situación se deteriore de nuevo. Gas Natural ha conseguido 800 millones de euros a través de un bono de siete años con un cupón del 6%, mientras Iberdrola vendió 750 millones de euros en un bono a cinco años, poniendo a prueba el apetito de los inversores después de la exitosa emisión de bonos de Telefónica la semana pasada.”

Le Nouvel Observateur destaca que se espera que otras empresas sigan el ejemplo de Telefónica y Santander. Su técto apunta: “Gas Natural e Iberdrola, dos pesos pesados de la energía, sondearon el apatito de los inversores, alentados por el éxito de la emisión de obligaciones de Telefónica. Entre los bancos BBVA y Banesto han seguido el paso del Santander, cuya operación también supuso un éxito. El segundo banco más grande de España, vendió 1,5 millones de euros de un bono a tres años con un cupón de 4,375%. Banesto vendió 500 millones por un bono de 2017 con un cupón de 4,75%.

20 Minutes apunta que hay apetivo por la deuda corporativa española. Aseguran: “Otras empresas españolas podrían seguir el camino del mercado en breve. Los mercados de bonos corporativos en España han estado congelados durante meses, siguiendo el ejemplo de los mercados de deuda soberana, donde las tasas a 10 años del bono español alcanzaron un máximo de más de un 7% en julio. `No es solo que los costes hayan caído, también hay más apetito por la deuda corporativa, como demostró la emisión de Telefónica la semana pasada “, dijo un analista”.

Print Friendly, PDF & Email