La Presse publica un artículo sobre cómo la crisis está afectando a los índices de natalidad españoles, que ya eran de los más bajos de Europa. Mencionan casos concretos de parejas que rechazan tener más hijos por cuestiones económicas. Citan la falta de políticas y ayudas que permitan facilitar la vida de las mujeres como una de las explicaciones.

Una madre con un recien nacido
(Foto: Flickr/Rogerschultz)

La Presse detalla el caso concreto de una pareja con un hijo en la que ambos trabajan y ganan 2.300 euros al mes y que sin embargo si quisieran tener otro hijo, a causa de la falta de ayudas,  les saldría más barato que uno de los dos dejara de trabajar. El texto explica “su caso es emblemático de la situación en España, donde la tasa de fecundidad es una de las más bajas de Europa desde la década de 1980. Estaba en 1,32 hijos por mujer en 2012, con una edad media de 31,6 años para el primer hijo.”

El texto añade: “En un país con una población que envejece, las bajas tasas de fertilidad `pone en duda la supervivencia del estado del bienestar´, se preocupa Salomé Adroher, Directora del Departamento de la Familia y la Infancia del Ministerio de Salud. Con la democracia que siguió a la dictadura de Franco, las mujeres se integraron rápidamente en el mercado laboral. Sin embargo, `este flujo no fue acompañado por los cambios necesarios en la sociedad´, dice.”

Recogen también la valoración de Julio Pérez, demógrafo en el centro de investigación del CSIC: “Hay una falta de medidas que pueden hacer la vida más fácil para las mujeres. En los países desarrollados, los que muestran una mayor fertilidad no son los que están preocupados por la natalidad, sino los que trabajan para establecer la igualdad entre hombres y mujeres”. Y el artículo advierte: “La crisis, que ya dura cinco años en España, ha acentuado el problema: tras un ligero aumento durante el boom, la tasa de fecundidad baja desde 2008.”

[Leer el artículo completo en La Presse]