Le Monde, Le Figaro o Le Telegramme son algunos de los diarios galos que están recogiendo y analizando las implicaciones que el proyecto Eurovegas puede tener para España. Destacan por un lado, la competencia entre Madrid y Barcelona por acoger el megacasino en una época de crisis generalizada. Pero sobre todo se preguntan si España va a ceder a las “exorbitantes” exigencias del promotor estadounidense Adelson.

Interior de un casino
(Foto: Flickr/Higott)

Le Monde destaca en una crónica de Sandrine Morel: “Tras haber sido la meca de la construcción, ¿va a convertirse España en el templo del juego? La cuestión suscita polémica al otro lado de los Pirineos, donde el multimillonario estadounidense Sheldon Adelson tiene la intención de construir el Las Vegas europeo: entre 15 y 18,8 millones de euros en inversiones hasta el el año 2022, la creación de 164.000 empleos directos y 97.000 empleos indirectos, y 15,5 millones de euros en ingresos por turismo adicional en quince años. ¿Quién se atrevería a rechazar semejante chollo?

Pero el diario recoge las exigencias legales de Adelson y se pregunta “¿Hasta qué punto la crisis justifica pisotear las leyes y los derechos adquiridos? Cuesta creer que España ceda a las exigencias del magnate americano. Pero es difícil saber lo que está sobre la mesa. Las negociaciones son secretas. La falta de transparencia total. Los políticos, mudos. Y en fino estratega, el Sr. Adelson hace pivotar el proyecto sobre dos regiones: Madrid y Cataluña… para ver quien cede antes.”

Le Figaro resalta en un texto de Mathieu de Taillac: “Los dos principales ciudades españolas se disputan la implantación de un Las Vegas europeo que podría generar 17 millones de euros en inversiones, 260.000 puestos de trabajo e ingresos fiscales… Aunque la lista de requisitos de Adelson es tan larga como una carta a Papa Noel. Reclama exenciones de las cotizaciones sociales y deducciones fiscales. Que se relajen las normas contra el lavado de dinero, para facilitar, dicen, las trasnferencias de fondos de los jugadores. Sin contar otras peticiones más inverosímiles, como la creación de un MBA sobre la industria del juego o levantar la prohibición de fumar en las salas.

Estos requisitos exorbitantes no parecen molestar a ningún político. En Barcelona, recuerdan que el proyecto atraería a 11 millones de visitantes. En Madrid, es la cifra de 260.000 puestos de trabajo la que marea: representa la mitad del número de desempleados en la región.”

Le Telegramme explica que “EuroVegas es un proyecto faraónico: seis “mega” casinos, 36.000 habitaciones de hotel, 50.000 plazas de restaurantes, 12 complejos de apartamentos, nueve teatros, tres campos de golf, un auditorio con 15.000 asientos. Un proyecto desmesurado que se estima en 17 millones de euros de inversión y se espera que genere 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos… y por el que Barcelona y Madrid están dispuestas a todo.”

La Depêche habla de “Un Las Vegas a las puertas del Gran Sur. Toda España sueña con ello, pero dos ciudades compiten por el premio gordo. El grupo americano Las Vegas Sands debe elegir este verano entre Barcelona y Madrid, cuál de las dos ciudades españolas será la sede su futuro complejo de juegos y apuestas. Lo que se juegan sobrepasa el entendimiento ya que la inversión se estima en 17 millones de euros y crearía 250.000 puestos de trabajo directos e indirectos.”

1 replica a este post