El movimiento de la eléctrica española deshaciéndose de sus 32 parques eólicos en Francia es analizada por numeroso medios internacionales como una medida para luchar contra los retos que afrontan: los problemas en España, en Bolivia -tras la nacionalización de sus filiales- y su intento de reducir la deuda y estabilizar ingresos. Estiman que Iberdrola quiere centrarse en Brasil y Reino Unido y destacan que mantiene los parque eólicos marinos o offshore.

Parque eólico de Iberdrola en Francia
(Foto: Flickr/Iberdrola)

Financial Times apunta que la venta ayudará a Iberdrola a compensar la expropiación en Bolivia. En la Columna Lex señalan: “Días antes de terminar 2012, los activos bolivianos de Iberdrola, grupo energético con sede en Madrid, eran incautados. Iberdrola no se rendirá sin luchar ??y no debería hacerlo. Pero Bolivia tiende a pagar lo que debe, por lo que el fandango no quitará el sueño a los inversores. Pero no teman. La venta de Iberdrola, a finales de año, de sus parques eólicos franceses a General Electric, al gestor de activos Meag de Munich Re y EDF, por una cantidad inicial de 350 millones de euros, eleva las ganancias de las ventas de activos a 850 millones de euros.

Unido a la restricción prevista del gasto de capital, esto hace que su plan de desinversión de 2.000 millones de euros resulte más plausible. Si a todo ello le sumamos los 3.000 millones de euros que debe Madrid para compensar el déficit tarifario de vender energía a los usuarios a un precio inferior al coste de producción, las perspectivas para 2013 son prometedoras.”

Les Echos dice que Iberdola cede sus parques franceses para reorientar sus inversiones a los mercados más prometedores. Su artículo señala: “Iberdrola prosigue su programa de cesiones. El Grupo energético español, que se presenta como el primer productor mundial de energía eólica, con 14.000 MW de potencia instalada, anunció la venta de sus parques eólicos terrestres en Francia.

Confrontada a retos importantes en España, y también en Bolivia, donde sus filiales serán nacionalizadas, Iberdrola reorienta sus inversiones en los mercados considerados más prometedores, como el Reino Unido y Brasil, con el fin de mantener un nivel estable de ingresos y reducir la deuda. También se centra en la energía eólica marina o offshore. Por ello, el grupo ha llegado a un acuerdo con Areva y mantiene esta actividad en Francia.”

Le Figaro dice que Iberdrola da más valor a los proyectos que a los activos en explotación. Su artículo explica: “Iberdrola vende sus parques eólicos terrestres franceses. Para la compañía española, los proyectos parecen tener más valor que los activos en explotación. La empresa energética acaba de anunciar la venta de sus parques eólicos terrestres en Francia, mientras que conserva sus proyectos de desarrollo tanto en el sector eólico terrestre como en el marítimo.

La venta se hace por 350 millones de euros, más 50 millones de euros de pago adicional si la entidad cedida alcanza cierto nivel de resultado en el futuro. Esta operación es conforme a la estrategia actual de Iberdrola. El grupo de Bilbao, primer actor mundial en el sector eólico pero también presente en el sector nuclear y en las centrales de gas y de carbón, lucha para conservar su notación financiera.”

Wall Street Journal destaca que es otra acción de Iberdrola para reducir su deuda y que mantiene los activos offshore. Explican: “Iberdrola acordó la venta de su filial francesa de energía renovable por 400 millones de euros a un grupo de inversores liderado por General Electric, en un momento en que la compañía eléctrica española sigue sus esfuerzos para reducir la deuda. Iberdrola Renovables Francia tiene 32 parques eólicos en Francia, con una capacidad de generación eléctrica de 321,4 megavatios. El acuerdo no incluye los activos offshore y una cartera de parques eólicos en fase de desarrollo. Estos activos serán transferidos a otra unidad de Iberdrola antes del cambio de propiedad.”

Bloomberg apunta que el acuerdo permite a la compañia desprenderse de unos 850 millones de activos en 2012. Recuerdan: “El Presidente Ignacio Sánchez Galán, dijo en una entrevista que estaba negociando la venta de parques eólicos franceses, alemanes y polacos, y ahora ha anunciado acuerdos en Alemania y Francia. La última venta significa que Iberdrola se ha desprendido de unos 850 millones de euros de activos en 2012 como parte de un plan para vender 2.000 millones de euros a finales de 2014 para fortalecer su balance. La unidad francesa que Iberdrola vende directa o indirectamente posee 32 parques eólicos, con un total de 321,4 megavatios de capacidad”.

Print Friendly, PDF & Email