La historia de Ángela Ruiz Robles que hace 60 años patentó una Enciclopedia Mecánica que puede considerarse como precursora de los lectores electrónicos ha llegado a diarios de Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Señalan que el dispositivo fue revolucionario en su época, aunque quedó en el olvido porque su inventora no logró financiación para producirlo.

El libro electrónico de Angela Ruiz

El New York Daily News destaca que le Enciclopedia Mecánica española se inventó 60 años antes que el Kindle: “Ángela Ruiz Robles, visión de futuro, inventó su Enciclopedia Mecánica en 1949, más de medio siglo antes de la llegada de los Kindles, Kobos y Nooks. Su dispositivo funcionaba con aire a presión, permitiendo al lector añadir carretes diferentes que con el contenido pre-cargado. Puede estar lejos del formato actual de descarga de libros a través de Internet, pero en un mundo sin la red se consideró revolucionario. Ruiz, quien en eso momento contaba con 54 años de edad, solicitó una patente. Su aplicación más bien concisa, decia:. `Lleva unas bobinas donde se colocan los libros que se desee leer en cualquier idioma. Por un movimiento de las mismas van pasando todos los temas, haciendo las paradas que se quiera´”.

El Daily Mail se pregunta si el invento de la maestra española para que sus alumnos no cargaran con libros pesados pudo ser el primer e-reader. Y dicen: “Historiadores afirman que una profesora española pudo ser la primera en salir con la idea del lector electrónico hace más de 60 años. Su objetivo principal era reducir el peso de los libros en las mochilas de los estudiantes, creía firmemente que el gadget haría la lectura más accesible para todos. Según María José Rodríguez Fortiz, profesora de la Universidad de Granada, también planeaba añadir una luz de lectura, sonido y un agujero para colocar una calculadora. Pero ninguna de estas ideas llegaron al primer prototipo, ni al mercado porque no pudo encontrar financiación para su proyecto. “

Actualitte destaca que el precursor del lector electrónico fue rechazado al conseguir financiación. Explican: “Lo tenía todo de simple ama de casa mayor, pero Ángela Ruiz Robles diseñó algo que dio mucho que hablar… en 1949. Una especie de prototipo, con función de zoom, que permitía a los lectores concentrarse en un área particular del texto. Sí, parece que a sus 54, la interesada inventó el precursor del lector de libros electrónicos. Bautizado como Enciclopedia Mecánica, incluso hizo una solicitud de patente para el proyecto, que fue rechazada porque no nunca logró los medios financieros necesarios para ponerlo en producción o comercializarlo industrialmente. Ahora, el dispositivo resiste en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de La Coruña.”

Print Friendly, PDF & Email