El fallecimiento del presidente del Banco Santander fue noticia de portada durante todo el día  en la prensa internacional. Se destacó su figura como uno de los hombres más poderosos de España y su papel clave para liderar una entidad que ha pasado de ser un banco regional a uno de los mayores valores de Europa. El Financial Times señaló a primera hora que su hija, Ana Patricia Botín, que dirige el negocio del Santander en Reino Unido, era la principal candidata para sucederle en la presidencia.

Financial Times destacó que tras la muerte del patriarca del Santander, su hija Ana Patricia Botín era la principal candidata a sucederle. Recogió que el propio Banco anunció el fallecimiento de su presidente y “patriarca”, Emilio Botín. Y destacó que su hija mayor, Ana Patricia Botín, que dirige la división de la entidad en Reino Unido, era vista desde hace tiempo como la principal candidata a sucederle. Añadió que sería la cuarta generación de la familia que se hace cargo de un banco dirigido por esta dinastía desde hace 105 años. Según FT, Emilio Botín supervisó el crecimiento del Grupo Santander que pasó de ser un banco regional del norte de España a uno de los mayores valores de la eurozona mediante una serie de adquisiciones. Y el diario señaló que era uno de los hombres no electos más poderosos del país, que estuvo próximo a muchos políticos, en particular , decía el diario, Jose Luis Rodriguez Zapatero.

Wall Street Journal resaltó que Emilio Botín, uno de los hombres más poderosos de España, mostró sus preferencias para que su hija le sucediera. Apuntó que el presidente de Banco Santander, era ampliamente considerado como una de las personas más poderosas en España en las últimas tres décadas. Y recuerdó que en los últimos años, los observadores han dicho el Sr. Botín había expresado en privado sus preferencias de que fuera su hija, Ana Patricia, quien le sucediera al frente de le entidad.

BBC recogió que Emilio Botín fue el responsable de convertir al Santander en un gigante y que se esperaba que le sucediera su hija. Y apuntó que bajo su liderazgo el Banco se convirtió en la marca global que es hoy, gracias a adquisiciones en America Latina en los 90 y la compra del Abbey National Bank británico en 2004 por más de 9.000 millones de libras.

Reuters señaló, sin embargo, que la sucesión de Emilio Botín por su hija podía generar controversia. Destacaba que los analistas e inversores esperaban desde hace tiempo que fuera la hija mayor de Botín, Ana Botín, que dirige los negocios británicos del Santander, quien le suceda en la presidencia. Pero advertía de que las “dinastías bancarias” estaban bajo escrutinio tras el  escándalo en el portugués Banco Espirito Santo. Citaban a un experto en gobierno corporativo de un gestor de activos globales que posee acciones del Santander y que pidió permanecer en el anonimato, asegurando “la sucesión no debería ser sólo decir `mi hija va a hacerse cargo'”.

The Guardian apuntó que Ana Patricia Botín contrató recientemente a un alto ejecutivo que podría sucederla en Santander UK. Recogía que Ana Botín contrató recientemente a Nathan Bostock, un banquero senior de RBS, para que se uniera al Santander en Reino Unido y él añadía que podría ser su sucesor en la jefatura de las operaciones en Reino Unido.

El New York Times afirmó que la talla de Emilio Botín era tan grande que sus pronunciamientos sobre economía a menudo eclipsaban los de políticos. Apuntó que era uno de los presidentes de banco que más tiempo llevaba en el cargo y que transformó en dos décadas un pequeño prestamista español en uno de los más grandes bancos de Europa. Y añadió que su talla en España era tal que sus escasos pronunciamientos sobre la economía a menudo eclipsaban los de los políticos.

Les Echos calificó a E.Botín de “banquero más poderoso de Europa” y explicó que, aunque la familia Botín tiene ahora entre el 3 y 5% del Santander, “no conoce la oposición en la dirección del grupo”. Resaltó además que la política de expansión internacional desarrollada por la entidad bajo el liderazgo de Emilio Botín le convirtió en el banquero más poderoso de Europa.

Bloomberg subrayó que Botín hizo del Santander el segundo mayor banco de la zona euro por valor de mercado. Explicó que el fallecido presidente del Santander convirtió la entidad del sexto banco de España en el segundo más grande de la eurozona por valor de mercado en sus 28 años de liderazgo. Apuntó que desde 1986 se gastó más de 70.000 millones de dólares en adquisiciones que extendieron el alcance del banco más allá de España a mercados desde Brasil a Alemania. El artículo recogió la valoración de varios analistas que hablaban de un “gran pérdida” para la banca española aunque manifestaba que su hija Ana Patricia Botín está “altamente valorada”.

ABC News habló de “la muerte de un titán”. Recogió el fallecimiento de Emilio Botín de quien dijo que hizo del Banco Santander un gigante financiero global mientras que era ampliamente considerado el lider empresarial más influyente de España.

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

Print Friendly, PDF & Email