Clarín, La Nación y Página 12 se hacen eco del fallecimiento en circunstancias no aclaradas de un ciudadano argentino en Gerona tras haber sido detenido. Explican que la versión policial habla de suicidio, pero la familia sospecha que fue brutalmente golpeado y que hubo homocidio. Los medios argentinos destacan que el Consulado de su país ha exigido a la Justicia española que esclarezca los hechos.

La noticia en La Nación

Clarín explica que la familia denuncia que fue golpeado y que no les informaron de la muerte. Recogen que “el hijo de un empresario de Chubut, quien vivía como okupa en Girona y participaba en las protestas de los `indignados´, murió semanas atrás en un hospital de España. Su familia denuncia que el hombre, de 41 años, había sido detenido y brutalmente golpeado por la policía, pero las autoridades locales afirman que se suicidó. Ahora el consulado argentino exige que la justicia española informe las causas y circunstancias de su muerte.”

Añaden que “semanas atrás, Torroija fue detenido en la calle por policías de Girona y brutalmente golpeado. Fue trasladado a la comisaría de Vista Alegre y luego al hospital Josep Trueta, en el centro de Girona. Presentaba golpes en las costillas, brazos y signos de asfixia. Murió en el hospital el 14 de julio pasado, pero el Consuado argentino no fue notificado. El sábado, después de una búsqueda desesperada, su familia se enteró de que llevaba muerto dos semanas y que su cuerpo se encontraba en la morgue judicial de Girona.”

La Nación asegura que hay “dudas y polémica” sobre los hechos. La crónica de Adrian Sack dice: “La misteriosa muerte de Juan Pablo Torroija, un “okupa” argentino hijo de un empresario chubutense, genera dudas sobre la causa de su deceso e indignación entre sus familiares, que denuncian a la policía catalana como autora de un homicidio. La versión de la policía sostiene que el ciudadano argentino, miembro del movimiento Okupa y de la corriente de protesta española conocida con el nombre de “indignados”, fue trasladado al centro asistencial el 11 del mes pasado, después de que intentó ahorcarse en su celda. Sin embargo, para Omar, el padre de Juan Pablo, su hijo fue “torturado” y ultimado por la policía de Cataluña.”

Pagina 12 destaca que el consulado exige explicaciones sobre la muerte de un “indignado” argentino. Su noticia recoge: “la presentación fue hecha ante la Justicia española a fin de que se conozcan las causas y circunstancias de la muerte de Juan Pablo Torroija, un argentino del movimiento de “okupas” fallecido hace más de 15 días en un hospital de la ciudad catalana de Girona, luego de ser detenido. Se sospecha que el fallecimiento es producto de una golpiza policial, motivo por el cual se detuvo a un prefecto que participó del apresamiento. “A mi hijo lo torturaron”, denunció Omar Torroija, padre de la víctima, quien confió que “el Estado español va a corregir” esta situación y echar al “montón de basura que tiene en sus fuerzas”.

Print Friendly, PDF & Email