El prestigioso semanario estadounidense aborda los problemas de la deuda en Europa destacando el caso de España. El texto es del economista Robert J. Samuelson y habla de una “desastre inimente” casi dando por sentado que habrá algún tipo de rescate a Portugal y probablemente a España. Newsweek analiza también el papel del euro que ha pasado de simbolizar la “unidad a convertirse ahora en discordia”.

El euro
(Foto: Flickr/Jmsvuk)

Newsweek empieza asegurando que “Europa viene teniendo dificultades para evitar otra crisis económica. En la escala Richter de amenaza económica, esta crisis podría tener en última instancia más peso que la espeluznante tragedia de Japón. Una razón es el tamaño. Europa representa alrededor del 20 por ciento de la economía mundial; el porcentaje de Japón ronda el 6 por ciento. Otra es que Japón puede recuperarse con mayor rapidez de la que se calcula ahora; pasó tras el terremoto de Kobe en 1995. Es difícil discutir la “crisis económica mundial” en tiempo pretérito mientras el problema de deuda de Europa se enroca – y se enroca.

“Europa debe hacer algo. Grecia e Irlanda ya están intervenidas. Hay temores por España y Portugal;  Moody’s rebajaba hace poco la calificación de los dos, aunque la de España sigue siendo elevada” sostiene el texto. A continuación explica que “Europa ha llegado a esta triste encrucijada movida por tres fuerzas: (a) grandes estados del bienestar financiados con demasiada frecuencia con deuda; (b) la crisis económica que condujo a la recesión y ha empujado a algunos países (Irlanda, España) a ayudar a sus bancos; (c) los efectos secundarios de la moneda única , el euro”.

“El papel del euro es especialmente irónico. Adoptado en 1999 – y utilizado ya por 17 países – el euro iba a promover la prosperidad y la unidad política. Los países disfrutarían de tipos de interés comparativamente bajos y la conveniencia de la divisa común. Pareció funcionar durante un tiempo. Pero los bajos tipos de interés en Grecia, España e Irlanda alentaron periodos de expansión insostenibles o burbujas inmobiliarias que, al estallar, agravaron sus recesiones y su déficit presupuestario. La unidad se ha convertido ahora en discordia”.

Print Friendly, PDF & Email